Actualidad

Cada sábado se celebran en la ciudad de Valencia 30 despedidas de soltero

Pese a que la cifra ha disminuido un 30 por ciento desde el año pasado, estos festejos siguen colapsando el fin de semana de Russafa, El Carme o el Cabanyal

Valencia acoge cada sábado, entre la tarde y la madrugada, una treintena de celebraciones grupales espontáneas. La mayoría de ellas corresponden a despedidas de soltero, tal y como ayer se anunció desde la Plataforma Convivir Russafa, que presentó un estudio «sobre el impacto de las celebraciones y despedidas en Valencia».

Publicidad

Si bien la cifra puede resultar sorprendente, conviene conocer el resto de datos que se pueden extraer de este informe elaborado por la asociación que agrupa a representantes de vecinos, hosteleros, falleros y otros colectivos del barrio de Russafa. Es en estas calles donde más celebraciones se concentran los fines de semana, pero también se señala la zona de Cánovas y los barrios de El Cabanyal o El Carme como grandes epicentros de la fiesta en la calle. En estos momentos se celebra un 30 por ciento menos de despedidas en Valencia que hace un año.

Vale la pena analizar y desgranar las estadísticas recogidas por Convivir Russafa para obtener la radiografía de la celebración callejera en Valencia: dos tercios de estos festejos corresponden a despedidas de soltero; la mitad proceden de fuera de la ciudad de Valencia (solo un diez por ciento son extranjeros); el perfil medio del festero es de mujer de en torno a los 30 años, y solo el 60 por ciento de las despedidas incluye a personas disfrazadas.

Cada grupo, según concluye el estudio, está formado por entre diez y quince personas. La inmensa mayoría (85 por ciento) utiliza el transporte público, y siete de cada diez personas desconocen las ordenanzas públicas sobre delitos acústicos.

Sobre este aspecto conviene matizar. Pese a la concepción «clásica» del concepto de despedida de soltero que existe en la sociedad, así como el peso de la tradición musical en la Comunitat, únicamente el 9,5 por ciento de las celebraciones espontáneas va acompañada por charangas. El 28,5 por ciento, eso sí, utiliza silbatos, megáfonos o altavoces para provocar ruido.

Publicidad

Un relación de amor-odio

Publicidad

Pese a que «cuando están, molestan», desde Convivir Russafa se reconoció ayer que este tipo de celebraciones aportan vida y beneficios al barrio. No obstante, se exigió, para eliminar situaciones de conflicto y malestar vecinal, sensibilizar a la población y activar protocolos para limitar «situaciones no deseables».

Las bodas valencianas cuestan 12.000 €

Otro informe conocido ayer, el de Prontopro.es, calculó que, como media nacional, una boda cuesta 14.170 euros. Los valencianos estamos por debajo de esa media: en torno a 12.400 euros cuesta en la Comunitat pagar el convite a un centenar de invitados, un catorce por ciento más barato.