MENÚ
jueves 18 julio 2019
13:28
Actualizado

La utilidad de lo olvidado

  • Son veinte esculturas realizadas con madera con las que pretende concienciar de la necesidad de recuperar «lo olvidado»
    Son veinte esculturas realizadas con madera con las que pretende concienciar de la necesidad de recuperar «lo olvidado»

Tiempo de lectura 2 min.

02 de junio de 2013. 20:57h

Comentada
2/6/2013

El artista valenciano Álvaro Tamarit busca horizontes artísticos muy peculiares. Ahora, la Galería Set Espai d'Art de Valencia acoge sus últimas creaciones, veinte esculturas realizadas íntegramente con madera con las que pretende concienciar de la necesidad de recuperar «lo olvidado».

Para ello, no duda en enarbolar la bandera de la reutilización, un concepto cercano a la ecología y que permite a los individuos acercarse a universos nuevos, distintos, y dejar de lado la catalogación de lo viejo, lo que ya no sirve, lo que no se usa.

Tamarit se sirve de esa maderas «inútiles» para construir esculturas que se conciben para sentarse, interactuar y participar del entorno. Como consecuencia, este artista aboga por que el arte se toque. Hay que huir de las normas cerradas de los museos que impiden palpar las obras. El arte está vivo. Por ello, estas esculturas se traducen en sillas, lámparas, mesas, estanterías y demás objetos que pueden adecuarse a la vida cotidiana.

Así que haciendo caso a las recomendaciones del artista, debemos acercarnos a la galería y compartir unos instantes con esas particulares esculturas de madera. Una madera que nace del árbol. «La vida de un árbol», nombre de la exposición, se debe a la concepción tan particular que tiene el artista de la naturaleza. Nacido en Jávea, no duda en afirmar que su dependencia de los árboles nace de ver como muchos de ellos se destruyeron en su localidad para dar paso a gigantes de cemento que se convirtieron en grandes complejos urbanísticos.

«Me ha afectado el cambio», afirma mientras invita a reflexionar sobre la urgencia de cambiar las distintas formas de entender el mundo artístico.

Como reza el texto que acompaña a la exposición, «ejerciendo casi de arqueólogo de la memoria, el autor investiga, elige y recupera los residuos de la sociedad industrializada que el mar ha devuelto a la playa, o integra fragmentos restantes de piezas que alguien consideró inservibles».

De esta forma, confiesa haberse iniciado en estos menesteres recuperando piezas que llegan al mar, tiradas en ríos por su inutilidad.

Hasta el 29 de junio, todos los interesados en conocer esta particular visión de la madera, pueden acercarse a uno de los rincones más imprescindibles del mundo artístico valencia, la galería Set Espai d'Art de Valencia.

Últimas noticias