Cordish se toma un tiempo para pensar si hace un nuevo proyecto

Técnicos de Economía detallaron ayer a los promotores los «agujeros» de su propuesta

2.200 millones de euros anunció el grupo Cordish que invertiría en la creación de un complejo de ocio y juego en Torres de la Alameda el pasado diciembre
2.200 millones de euros anunció el grupo Cordish que invertiría en la creación de un complejo de ocio y juego en Torres de la Alameda el pasado diciembre

Técnicos de Economía detallaron ayer a los promotores los «agujeros» de su propuesta

El grupo estadounidense Cordish se tomará un tiempo para evaluar si cambia su proyecto o redacta uno nuevo para llevar a cabo el macrocomplejo de ocio y juego Live! Resort Madrid-España en Torres de la Alameda después de la que la Comunidad de Madrid comunicara el pasado viernes que denegaba su tramitación como Centro Integral de Desarrollo (CID), lo que les otorgaba ventajas a la hora de construir y en la fiscalidad de los casinos, entre otras cuestiones.

Y es que, una vez que la consejera de Economía, Empleo y Hacienda diese carpetazo a la propuesta de los americanos, tan sólo les quedaban dos opciones para continuar con el Live! Resort: presentar una nueva propuesta adaptada a los requisitos que se exigen para que sea catalogado como CID o realizar el proyecto sin estas ventajas con la tramitación habitual de cualquier iniciativa empresarial que quiera instalarse en la Comunidad de Madrid.

Después de cruzar varias declaraciones sobre los supuestos «malentendidos» entre el Gobierno regional y el grupo Cordish, representantes de la empresa norteamericana mantuvieron ayer una reunión durante dos horas con técnicos de la Consejería de Economía, así como el viceconsejero, Miguel Ángel García, en el que se les detalló pormenorizadamente los motivos del rechazo a la propuesta que presentaron en diciembre del pasado año. En el encuentro se han explicado qué requisitos incumple el proyecto para poder recibir las ventajas que otorga el procedimiento CID y las posibles soluciones que ahora Cordish estudiará, según explicaron fuentes del Gobierno regional. La Consejería echó para atrás el proyecto al entender que el promotor de Live! Resort no garantizaba la construcción del complejo en su conjunto y sólo preveía inicialmente levantar la primera fase del proyecto (500 millones) sin asegurar las siguientes, ya que quedaban condicionadas al éxito de la primera, es decir, al número de visitantes. En cambio, la Comunidad se veía obligada, de inicio, a invertir 340 millones en infraestructuras viarias y de transporte público.

Para que el proyecto se pueda tramitar con la categoría de Centro Integrado de Desarrollo –que conlleva la posibilidad de usar cualquier suelo (siempre que no sea urbanizable de especial protección), la autorización de construcción de un casino, y que el tipo impositivo del juego baje hasta el 10 %–, no sólo debe garantizarse la construcción de la almendra central, sino todo el macrocomplejo, que incluye instalaciones deportivas y culturales, requisito básico de los CID. En cambio, la propuesta que presentó el grupo Cordish sólo preveía de inicio un hotel de 500 habitaciones, casino, zona comercial y de restauración, centro de convenciones y un aparcamiento, que no tienen por sí solos «la relevancia social, económica y de permanencia y sostenibilidad en el tiempo necesaria», según recordó ayer la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes.