Emotivo recuerdo para las víctimas del Arena

Familiares y amigos se unieron ayer para recordar a las víctimas de la tragedia
Familiares y amigos se unieron ayer para recordar a las víctimas de la tragedia

Una plaza de Alameda de Osuna fue anoche el escenario del homenaje a las cinco fallecidas hoy hace tres años.

Hoy, Día de Todos los Santos, es una jornada de especial recuerdo a los seres queridos que ya no están, pero para cinco familias madrileñas ese recuerdo es especialmente complicado. Una mañana como hoy, hace tres años, estas cinco familias recibieron la peor llamada de su vida y tuvieron que acudir tres de ellas al Instituto Anatómico Forense para reconocer los cuerpos de su hija o hermana y otras dos al hospital para ver por última vez a sus respectivas hijas, cuya vida pendía de un hilo y terminó por apagarse. Esta madrugada se cumplió el tercer aniversario de la tragedia del Madrid Arena y, por distintas circunstancias, las familias homenajearon de distintas formas la memoria de Cristina Arce, Rocío Oña, Belén Langdon, Katia Esteban y Teresa Alonso. Dos de estas jóvenes, Cristina y Rocío, eran del barrio de Alameda de Osuna y allí, en la plaza que lleva el nombre de estas chicas, tuvo lugar el principal homenaje a las víctimas, al que estaban invitados los amigos y familiares de las cinco. Isabel de la Fuente, madre de Cristina, ha sido la única que ha tenido visibilidad pública y quien organizó un emotivo acto cuyo lema fue «36 meses, 5 muertes, 0 responsables». Un lema que, por fin, el año que viene podrá cambiar, ya que el próximo 12 de enero arranca el juicio del caso y antes del verano ya se podrá hablar de condenas penales sobre los responsables. Otra pancarta pidiendo que se cierre definitivamente el pabellón municipal se mezclaba con cartulinas gigantes con fotografías de las jóvenes y textos emotivos. Se leyeron cartas, avisos a las instituciones y palabras de cariño a esas «estrellas», según decían, que ya no están. Además de velas, las amigas de Cristina y Rocío colgaron del arbolito junto a la placa que lleva su nombre fotos de las jóvenes. Como en 2013 y 2014, este año el silencio, las lágrimas y las palabras de cariño volvieron a marcar el homenaje.

Los amigos de Katia, la joven de Daganzo, acudieron al pabellón municipal pero sólo a depositar flores y alguna vela. Su plan fue juntarse en el parque del pueblo que lleva su nombre porque era donde se juntaba la pandilla. Su padre y su hermana este año prefirieron sobrellevar el dolor poniendo un poco de distancia.