Francisco Soto Mesa: «Espero que hagan una excepción con los alumnos»

El Estudio, escuela de arte, dibujo y pintura situada en el número 1 de la calle San Pedro, en pleno Barrio de las Letras, es una de las academias privadas más reconocidas de la capital. Actualmente pasan por sus aulas alrededor de 200 alumnos. Está situada en un Área de Prioridad Residencial (APR), la de Letras, que, como sucederá próximamente con Madrid Central, estaba ya muy restringida al tráfico rodado. Hasta ahora, la academia contaba con una serie de invitaciones facilitadas por la Asociación de Comerciantes del barrio para que los alumnos que se desplazaban en coche pudieran acceder sin problemas a la zona. Sin embargo, con la nueva ordenanza de movilidad, peligra la matriculación de nuevos alumnos.

Así lo cuenta el fundador, director y profesor de El Estudio, Francisco Soto Mesa, que recuerda un dato importante. «De los 200 alumnos, 45 son niños que vienen a los talleres infantiles que realizamos los jueves y los sábados. Niños que son traidos y recogidos por sus padres, lo cual será un problema importante».

El de los menores no sería el único contratiempo. Los alumnos adultos también suelen llevar consigo cuadros y otras obras, ya que se organizan exposiciones periódicamente. Y, evidentemente, no son materiales que se puedan cargar en transporte público.

« Estamos esperando acontecimientos, pero con preocupación: si Madrid Central entra en vigor de la forma tan drástica que se ha expuesto nos causaría un trastorno importante. Podría suponer que se tambaleara el negocio», asegura.

Hace pocas fechas, Rita Maestre anunció que se estudiaría una posible excepción a Madrid Central: la de aquellos padres que acuden a colegios para llevar y recoger a sus pequeños. «Esperamos que se haga una excepción también con las academias. No somos un colegio, somos una escuela importante en el mundo cultural de Madrid. Pero nuestros profesores se preocupan no sólo de las cuestiones técnicas, también del desarrollo de la personalidad creativa de los niños, un factor que a esas edades es verdaderamente importante», concluye.