Huelga de taxímetros caídos

La Gremial del taxi acuerda no cobrar las carreras a sus clientes durante los paros del sector previstos para el próximo 26 de abril.

No es la primera vez que los taxistas protestan contra Uber y Cabify
No es la primera vez que los taxistas protestan contra Uber y Cabify

La Gremial del taxi acuerda no cobrar las carreras a sus clientes durante los paros del sector previstos para el próximo 26 de abril.

Los miembros de la Asociación Gremial de Autotaxi de Madrid (AGATAM) realizarán una «huelga de celo» para el próximo día 26 de abril que se complementará con carreras gratis para los usuarios del servicio de taxis. Esta es la original manera que han elegido para canalizar su descontento por la proliferación de compañías de alquiler de vehículo con conductor (VTC) como «Uber» o «Cabify», a los que los taxistas califican como «cucarachas» debido al color negro de la flota de vehículos de estas empresas.

La iniciativa, de carácter voluntario y a la que se adherirán solo los taxistas que estén de acuerdo, «busca promover el uso del taxi frente a otras alternativas durante todo el tiempo que dure el paro convocado», explica la asociación en un comunicado publicado ayer. Los taxistas que secunden la huelga de taxímetros llevarán un distintivo en el que se podrá leer «Servicio Especial». Desde la Gremial explican que con esta iniciativa tratan de evitar un colapso del servicio de taxis en Madrid, ya que otras asociaciones de taxistas como la Estatal del Taxi, la Confederación de Taxistas Autónomos de España y la Federación Elite Taxi España –con menos afiliados– han convocado huelgas más «tradicionales» para ese mismo día. Unos paros que desde AGATAM creen que «caen en el error de atemorizar a la población con caos circulatorio y cortes en las vías de acceso». Así, el presidente de la asociación, Miguel Ángel Leal, no cree que «dejar a las ciudades sin servicio público de taxi sea la solución que necesita el taxi en estos momentos». Sin embargo, desde la Asociación Gremial de Autotaxi de Madrid no descartan movilizaciones futuras si la situación respecto a los VTC sigue enquistada.

En el mismo comunicado, Leal aprovecha para cargar contra los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid y Cataluña, a los que acusa de otorgar «miles de autorizaciones de alquiler con conductor», al tiempo que exculpa al Ministerio de Fomento que «carece de las competencias al respecto» y recuerda que la asociación que él preside está personada «en todos los casos en los que están en juego el otorgamiento de las VTC y liberalizaciones del sector».

En el comunicado redactado por AGATAM hacen también un llamamiento a que «el derecho al trabajo sea respetado», intentando así prevenir incidentes con los posibles piquetes.

Las huelgas del próximo miércoles 26 de abril forman parte del enésimo capítulo del enfrentamiento de las asociaciones de taxis con «Uber» y «Cabify», dos de las empresas más conocidas de la llamada «economía colaborativa». Hace un mes, sin ir más lejos, cerca de 5.000 taxistas marcharon frente al Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena, para exigir al consistorio que dejase de actuar de «manera irresponsable, atacando a 15.700 taxistas, la gran mayoría trabajadores autónomos, en favor de grandes multinacionales extranjeras que tienen sus sedes fuera de España y no van a tributar en el país».

El conflicto se enmarca en un escenario poco halagüeño para los taxistas ya que los servicios de alquiler con conductor han aumentado espectacularmente en los últimos años en España. El caso de Madrid es especialmente llamativo: el crecimiento mensual de los viajes en «Uber» fue del 20% durante el último año, convirtiéndose así en una de las ciudades europeas con mayor implantación de este tipo de servicios según el último informe publicado por la empresa estadounidense.