Los cabecillas de «Los Gordos», condenados a 19 años de cárcel

Algunos de los detenidos del Clan de los Gordos
Algunos de los detenidos del Clan de los Gordos

Juan José H.R. y Adela M.G. fueron condenados ayer a 19 años de prisión como supuestos líderes del clan de «Los Gordos», la familia que ha controlado buena parte del tráfico de drogas en la Cañada Real Galiana, según sentencia ahora la Audiencia Provincial de Madrid.

La sección 29 de dicho organismo condena, junto a los dos cabecillas, a otra veintena de personas a penas que oscilan entre los19 años de los patriarcas (17 años y 6 meses por un delito de tráfico de drogas y 2 años y 7 meses más por tenencia ilícita de armas), hasta un año y medio de prisión. Sólo una de las 21 personas que se sentaban en el banquillo de los acusados ha sido absuelta de los cargos que se le imputaban.

Para el tribunal, las pruebas presentadas dejan «muy claro la existencia de una organización destinada al tráfico de drogas» en la Cañada Real (poblado de Valdemingómez), una red que era «estable» en el tiempo y que disponía «de infraestructura suficiente, inmuebles de seguridad reforzada, vehículos, móviles y objetos para la manipulación de la sustancia para su dosificación».

Esa organización tenía en Juan José y Adela a sus «máximos dirigentes, controlaban este clan y ambos tomaban las decisiones sobre la organización de los puntos de venta de la droga, cierre o apertura de los mismos, el flujo o suministro de estupefacientes para la venta directa, el reparto de las tareas de cada integrante del grupo, la retribución en dinero o en especie (drogas) y el control del dinero que recibían de la venta». El matrimonio tendrá que pagar una multa de 800.000 euros por delitos contra la salud pública. En una estructura piramidal, el siguiente escalafón estaba formado por Emilio F.B., condenado a 10 años y medio de prisión, quien «era el hombre de máxima confianza (...) para organizar los pormenores diarios de la venta de los estupefacientes».

Tras este último se situaba Antonio A.M., condenado a la misma pena, que «ejecutaba labores de vigilancia de los lugares en que se vendía la droga» y se encargaba de la logística del grupo.

Los otros sentenciados son Ricardo H. M., Antonio H. M., Tamara M. M., Vanesa S. M., María José M. M., Dolores M. F. y María M. J. (condenados todos a 10 años y medio); Concepción M. G. y Celia F. M. (11 años y medio); Jonathan F. M. (13 años y 7 meses); Manuel D. A. X., Leónides M. S. y Óscar M. M. (4 años y 7 meses); Julio P. M. (5 años) y Abraham F. M. (1 año y medio). Los acusados negaron formar parte de una banda dedicada al tráfico de drogas e incluso aseguraron que el nombre de «Los Gordos» fue «un invento policial. Además, durante el juicio defendieron que los 35.000 euros en dinero y los 12.000 euros en joyas intervenidos en la entrada y registro de su domicilio situado en el Pozo del Tío Raimundo procedían de la lotería que les había tocado en el año 2003. La Audiencia no lo creyó y consideró que el dinero provenía del tráfico de drogas.