Dormir de lujo dentro de la tierra ya es posible

El exclusivo Desert Rock Resort, ubicado en las montañas de granito de Arabia Saudí, abrirá sus puertas el próximo año.

Aspecto exterior de una de las habitaciones del Desert Rock Resort.
Aspecto exterior de una de las habitaciones del Desert Rock Resort. FOTO: Oppenheim Architecture

Será, sin duda, uno de los hoteles más singulares y exclusivos del planeta. Decimos será, porque aún no ha sido abierto, aunque ya existe una lista de espera para empezar a ocupar sus villas y suites el próximo año, fecha prevista para su inauguración.

El Desert Rock Resort acogerá a sus huéspedes en las espectaculares montañas de granito de Arabia Saudí, a unas horas en coche de la antigua ciudad Mada’in Salih, en un escenario idílico en el que, a primera vista, no sería posible construir nada. Pero la inquietud, el talento y el riesgo del ser humano propició que a alguien, un buen día, se le ocurriera que no había lugar mejor en el mundo para construir uno de los alojamientos más impresionantes de los próximos años.

Porque el asunto es que los privilegiados que se hospeden allí lo harán en 48 villas y 12 suites excavadas en la tierra. Su diseño único, a cargo de la prestigiosa compañía Oppenheim Architecture, causa una mínima interrupción en el paisaje natural al tiempo que minimiza la contaminación lumínica, proporcionando impactantes imágenes muy difíciles de olvidar en medio de una apuesta tajante por la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.

Ian Williamson, el director de ejecución de proyectos de la empresa promotora The Red Sea Development Company (TRSDC), tuvo clara la elección de Oppenheim Architecture al conocer que el lema del trabajo sería “Construir con la tierra, no en ella”. “Nos inspiramos en el entorno circundante y diseñamos Desert Rock, no solo para preservar el paisaje para que lo disfruten las generaciones futuras, sino también para brindar a los huéspedes un lujo incomparable y la oportunidad de conectarse con la naturaleza”, reconoció Williamson.

Los alojamientos tendrán diferentes alturas, variarán entre los 180 y los 280 metros sobre el nivel del mar y contarán, además de con unas impresionantes vistas exteriores, con las comodidades habituales de este tipo de alojamientos: spa, gimnasio, varios restaurantes... todo perfectamente diseñado para satisfacer cualquier demanda del visitante más exigente.