Así es el reloj de 150.000 dólares que estrenó Michael Jordan inspirado en “Miami Vice”

El ex jugador de baloncesto es un amante de los cronómetros más exclusivos; el último en aparecer ha sido el UR-220, obra de URWERK.

Así es el nuevo UR-220.
Así es el nuevo UR-220. FOTO: Urwerk

Por el nombre de Felix Baumgartner, los más avezados recordarán a aquel aventurero austriaco que, allá por octubre de 2012, se lanzó en caída libre desde la estratosfera consiguiendo la mayor velocidad a la que nunca jamás se ha desplazado un humano, concretamente 1.357,64 kilómetros por hora. Y, sin embargo, no es de ese Felix Baumgartner del que hablan, aunque someramente, estas líneas que ahora se suceden. En esta ocasión, la referencia es la del suizo del mismo nombre que, en 1997 y junto a Martin Frei, fundó la compañía URWERK, una de las más innovadoras dentro del sector relojero.

Su denominación comercial resulta de la combinación de Ur, antigua cuidad de Mesopotamia en la que se encontraron vestigios de relojes solares de más de 6.000 años de antigüedad, y de werk, palabra alemana que hace referencia al trabajo, a la evolución, a la creación y al hecho de suscitar emoción.

Su última y flamante novedad es el UR-220, un reloj con el que, según Frei, “queríamos trazar el patrón más fino posible a lo largo de su caja. Por lo tanto, necesitábamos un tipo especial de carbono en capas que no solo fueran paralelas sino lo más delgadas posible. El patrón concéntrico en la superficie del UR -220 es el resultado de esta elección. En términos de estilo y técnica, este UR-220 es justo como lo queríamos”.

El UR-220 presenta la complicación de satélite giratorio patentada de URWERK con la ventaja añadida de unas manecillas de minutos telescópicas y un nuevo e innovador sistema de cuerda regulado por aire comprimido. Una auténtica joya, cuya denominación completa es la de UR-220 Red Gold a.k.a “Miami Vibe”, en relación directa a la mítica serie norteamericana de los ochenta, Miami Vice. Según asegura la publicación GQ, URWERK tan solo ha sacado al mercado 10 relojes, valorado cada uno en 150.000 euros.

El cronómetro ha saltado en estos últimos días al primer plano de la actualidad porque uno de los mejores deportistas de la historia ha enseñado uno envolviendo su muñeca. Ni más ni menos que Michael Jordan, la estrella de la NBA, gran aficionado a los relojes más exclusivos. Quien fuera mítico jugador de los Chicago Bulls y en la actualidad dueño de los Charlotte Hornets, tiene predilección por firmas como Ulysse Nardin, Richard Mille y Roger Dubuis, pero especial devoción por las piezas de URWERK. Y ahora, con la adquisición del UR-220, mucho más.