Detenido un estafador de pisos turísticos que modificaba su aspecto físico para no ser reconocido

Fue denunciado por 16 personas a las que citó para recoger las llaves del mismo inmueble del centro de Madrid

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un individuo como presunto autor de un delito continuado de estafa. Ofrecía el alquiler de pisos turísticos que había arrendado previamente por el tiempo mínimo exigido y los anunciaba en webs de conocido prestigio para atraer al mayor número de víctimas posible.

Fue denunciado por 16 personas a las que citó para recoger las llaves del mismo inmueble en el distrito Centro de la capital. Llegó incluso a modificar su aspecto físico con una peluca para no ser reconocido por los agentes. Se tiene conocimiento de 19 víctimas de las cuales obtuvo 12.000 euros en menos de dos meses y no se descarta la aparición de otras personas estafadas.

La investigación se inició a mediados del mes de agosto cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un individuo que utilizaba tres inmuebles turísticos localizados en el centro de la capital para alquilarlos de manera fraudulenta. Usaba documentación falsificada y aportaba en el momento de la formalización del contrato la nota simple del piso. Todo esto unido al hecho de enseñar el inmueble y entregar llaves para el acceso, las cuales había copiado previamente, no hacía dudar a las víctimas de la legalidad de la operación contractual.

Los investigadores detectaron que toda la documentación que aportaba el presunto autor era falsificada y destinaba todo el dinero de las transferencias que realizaban los inquilinos a modo de reserva del piso a una cuenta de origen extranjero. A dicha cuenta se encontraban asociadas tarjetas monedero que recargaba con los fondos obtenidos de manera fraudulenta.

Detenido cuando esperaba a su siguiente víctima

A finales del mes de septiembre unos inquilinos informaron a una conocida web de alquiler de pisos de que habían visto el mismo anuncio en otra web por un precio bastante inferior. La empresa arrendataria avisó a los agentes que se trasladaron al inmueble ya que en ese preciso momento se iba a formalizar el contrato. Una vez allí y mientras esperaba a su siguiente víctima fue detenido.

Estaba utilizando una nueva identidad y portaba una peluca para no ser reconocido. Además se le intervino tres teléfonos móviles y casi 1000 euros en efectivo aparte de numerosas llaves de viviendas. Tras ser puesto a disposición de la autoridad judicial continúan las indagaciones tendentes a la localización de nuevos hechos en que pudiera haber participado el mismo autor.