Ayuso apuesta por un salario mínimo exento de impuestos y cotizaciones

La presidenta madrileña afirma que “cuando en una sociedad es más rentable no contratar que hacerlo, no abrir nuevos negocios que hacerlo, no trabajar que trabajar, ese sistema acaba por hundirse”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz AyusoÓscar J.Barroso Europa Press

La iniciativa de empleo y fiscal pasa por Madrid. Y también el liderazgo en la recuperación tras la pandemia. Así lo acaba de dejar claro esta misma mañana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. La líder madrileña ha propuesto que el salario mínimo interprofesional esté exento de impuestos y cotizaciones, en el marco de “reformar y regenerar todo aquello que lastra la economía”.

Así, según ha expuesto la dirigente madrileña, “los más desfavorecidos contarían con 850 euros más al año, y los empresarios dispondrían de más recursos para contratar, invertir o afrontar deudas”.

A su parecer, “las últimas subidas del salario mínimo interprofesional no solo han destruido decenas de miles de empleos, también han supuesto más impuestos y menos dinero para quien más lo necesita”.

“Y cuando en una sociedad es más rentable no contratar que hacerlo, no abrir nuevos negocios que hacerlo, hipotecarse o alquilar, no trabajar que trabajar, ese sistema acaba por hundirse”, ha subrayado.

También, ha incidido en que sería buena idea “un plan de ayudas fiscales” a los empresarios. En este sentido, ha hecho hincapié en que “ninguna economía del mundo se ha recuperado de una crisis asfixiándolos”.

“Los empresarios no son prestamistas del Estado. Si les obligamos a hacer la declaración trimestral por IVA y a abonar la cuenta cuando les sale a pagar, es de justicia que las devoluciones también se hagan de forma trimestral”, ha remarcado.

Asimismo, ha hecho un llamamiento a fijarse en lo que “funciona”, como en países como Alemania, donde ya están aprobando medidas para compensar pérdidas de 2020 con cargo a los impuestos pagados por beneficios pasados.

23-F en la memoria. Reconocimiento al Rey Juan Carlos

En otro orden de cosas. Y en atención a la fecha en la que estamos, 23-F, la presidenta de la Comunidad de Madrid recordó este martes el fallido golpe de Estado de 1981 y destacó que “España no hubiera vivido la época de mayor prosperidad económica, paz social y avance democrático de toda su historia si hace 40 años el Rey Juan Carlos hubiera actuado de cualquier otra manera”.

Ayuso manifestó que “dos minutos y nueve segundos fue el intervalo de tiempo que decantó la balanza española en favor de la democracia y en contra de la vuelta a un régimen dictatorial hace hoy 40 años”.

“Mi reconocimiento a don Juan Carlos y mi repulsa a quienes quieren reescribir la historia de nuestra democracia”, dijo, quien declaró que “si algo nos enseñaron los artífices de la transición es a vivir sin miedo y mirando siempre hacia delante. Eso, y que la política es el arte del entendimiento para mejorar y construir un futuro mejor”.

La líder madrileña también tuvo palabras de crítica a los que secuestran “lugares populares de las principales ciudades de España provocando robos, destrozos y altercados contra los comercios, contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Ayuso ha insistido en que esto debería suponer, como mínimo, “la expulsión inmediata de las instituciones democráticas de quien lo apoye”. Como es, según ha trasladado, el caso del “chavista” vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.

Por otra parte, ha defendido que su Gobierno no cede “ante los totalitarios, ni ante quienes nos pretenden amedrentar en las calles o controlar, avasallando la opinión pública”. “Contamos con la ley y la verdad”, ha recalcado.

Destacó que la actuación del monarca fue “una de las grandes hazañas protagonizadas por el rey Juan Carlos I” y señaló que. “cuando la casa de nuestra soberanía nacional estaba sitiada y la ciudad de Valencia controlada por una minoría armada incapaz de aceptar el salto constitucional, bastaron dos minutos y nueve segundos del monarca para devolver el orden y la paz social a los 38 millones de españoles”.