Madrid, la capital de los cien rodajes de películas y series... y los que vendrán

Hasta el pasado octubre, las calles de la ciudad han servido de plató para 38 películas y 60 series. La tendencia irá en aumento

Eduardo Noriega, durante el rodaje de "No te puedes esconder"
Eduardo Noriega, durante el rodaje de "No te puedes esconder" FOTO: Madrid Film Office

Quizá, ver a Alejandro Amenábar en la plaza de Cibeles, a Eduardo Noriega en pleno casco histórico o a Úrsula Corberó en Nuevos Ministerios no suponga nada extraordinario. Al fin y al cabo, las calles de la capital siempre han sido propensas a los encuentros fortuitos con «celebrities». Lo que si es más inusual es ver a Amenábar dando órdenes desde su silla de director, a Noriega montando en un coche patrulla a punta de pistola y a la Corberó con careta, mono rojo y ametralladora en mano. Inusual... aunque puede que cada vez lo sea menos. Desde enero hasta el pasado octubre, las vías públicas de Madrid han servido de «plató» a 38 largometrajes y 60 temporadas de series. Unas cifras que, por supuesto, superan a las de 2020, año de parón generalizado, motivado por el estado de alarma. Además, se está cerca de alcanzar el récord marcado en 2019, con 35 películas y 66 series. De hecho, en lo que respecta a los largometrajes, el número ya se ha superado en lo que va de año.

Así lo recuerdan desde el City of Madrid Film Office, servicio del Ayuntamiento cuya labor principal es la de promocionar la ciudad como escenario de rodaje, apoyar el sector audiovisual y estimular la inversión y el desarrollo local. La oficina ha cumplido cuatro años de vida y se encuentra en «crecimiento continuo». «Se trata de desarrollar el tejido industrial del sector, generando un impacto económico y en el empleo, y proyectar la imagen de la ciudad», explica a LA RAZÓN Víctor Aertsen, portavoz de esta institución. Y es que solo basta con pagar la cuota de alguna de las numerosas plataformas de pago para constatar que la demanda de ficción se ha desbordado. Y eso incluye una ficción española que nunca ha gozado de tan buena salud como ahora.

«Madrid se ha convertido en un inmejorable escenario para rodajes de series y películas, ya no solo nacionales, sino también internacionales. Hemos visto ejemplos como ‘’La casa de papel’' o ‘’Valeria’', ambas de plataformas digitales que ofrecen estos contenidos en cientos de países y que, a su vez, pueden disfrutar gracias a estas series de nuestras calles, plazas y cultura en general a través de la ficción», apunta por su parte Andrea Levy, responsable del Área de Cultura, Turismo y Deportes del Ayuntamiento de Madrid.

Para Levy, el objetivo es que la ciudad «se consolide como lugar preferente de las producciones audiovisuales, facilitando lo máximo posible los, en ocasiones, tediosos trámites para obtener los permisos necesarios».

Momento del rodaje de "La casa de Papel" en Nuevos Ministerios
Momento del rodaje de "La casa de Papel" en Nuevos Ministerios FOTO: TAMARA ARRANZ

Ahora bien: ¿por qué Madrid? ¿Qué ofrece nuestra ciudad que no tengan el resto de las grandes capitales españolas? Como detalla Víctor Aertsen, se trata de una «combinación de muchos factores». El primero, que Madrid permite una enorme «variedad de localizaciones» que, a la postre, posibilitan su «versatilidad» para representar no solo a nuestra ciudad. Puede pasar por Buenos Aires, como ocurrió en «Dime quién soy», la serie de Movistar basada en la novela homónima de Julia Navarro. O incluso por México, como sucedió en «Terminator: Destino Oscuro», última entrega protagonizada por el indestructible «cyborg» encarnado por Arnold Schwarzenegger.

De hecho, ahora mismo, la ciudad de Madrid está representada en las carteleras gracias a «Way Down», cinta dirigida por Jaume Balagueró y que tiene como epicentro uno de los edificios más emblemáticos de la capital: el Banco de España. Allí, un grupo de atracadores espera poder hacerse con un valioso tesoro que permanecerá solo por espacio de diez días. Un «golpe» que se ejecutará aprovechando las celebraciones en Cibeles tras la victoria de la Selección Española en la final del Mundial de 2010. Como recuerda Aertens, se trata de uno de los rodajes más complejos que ha afrontado la ciudad, y para el cual fue necesario cortar un día entero Cibeles.

Además, apunta Aertens, Madrid es ahora «el epicentro del sector audiovisual en España. Y, gracias a que contamos con muchos profesionales experimentados y de gran talento, se ha constituido en uno de los centros de producción más importantes de Europa. Así, señala la «apuesta creciente de plataformas como HBO, Netflix, Amazon o Apple Plus, que están encontrando un tejido industrial capaz de sacar adelante estos proyectos, así como las plataformas españolas, como Atresmedia y Mediaset».

Desde el Film Office destacan el que ya se está percibiendo como gran efecto colateral de este «boom»: el potencial turístico. La ciudad, sus calles, sus gentes, su forma de vida... y, por supuesto, los lugares específicos que ya se han convertido en puntos de encuentro para los «fans». «Una de las mejores maneras que hay de dar a conocer las maravillas que ofrece nuestra ciudad es a través de estas producciones. Y esto repercute claramente en el interés de los potenciales turistas internacionales, a la hora de que la balanza se incline hacia Madrid y no hacia otras alternativas», señala Andrea Levy. Así, la concejala señala la «zona del Palacio Real, ahora con Plaza de España recién estrenada, parques como El Retiro o miradores tan impresionantes como el del Templo de Debod... Son lugares que encajan casi en cualquier producción. Siempre que tenemos oportunidad, facilitamos todo lo posible los rodajes en espacios municipales, como Matadero o Conde Duque, por citar solo dos».

Diana Gómez, en el rodaje de "Valeria"
Diana Gómez, en el rodaje de "Valeria" FOTO: Photographer: Mirta Rojo

Cómo no, «La casa de papel», producción ganadora del Emmy que ya ha llegado a cerca de doscientos países, es la que más «selfies» está generando. Y no tanto en torno a la Real Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, en la calle Jorge Juan y donde se desarrolla la ficción; más bien, en la sede del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en la calle Serrano, y cuya fachada ha servido para simular la fábrica. Un cambio debido a cuestiones de seguridad.

Con todo, desde el Film Office señalan otra serie, más veterana, pero que también ha generado un fenómeno turístico a su alrededor: «El ministerio del tiempo». De hecho, esta institución municipal ya promociona los recorridos de los escenarios tanto de ésta como de «La casa de papel» en folletos que pueden encontrarse en las oficinas de turismo. A ambas se suman otras como «Las chicas del cable», «Dime quién soy», «Patria» y «Estoy vivo». Y, por supuesto, también están detalladas las rutas cinéfilas: el Madrid de Álex de la Iglesia y de Pedro Almodóvar, que, precisamente, ha rodado en la capital su última producción, «Madres paralelas», con Penélope Cruz al frente del reparto.

¿Y qué se avecina a partir de ahora? Entre otros, Madrid ha acogido el rodaje de «In From the Cold», thriller de espionaje con toques de ciencia ficción producida por la compañía española Fresco Films y distribuido por Netflix. Mientras, de la mano de su competencia, HBO, llegará «¡García!», serie de seis capítulos basado en el cómic homónimo y cuyo argumento promete: una periodista que investiga una conspiración para acabar con la democracia se encuentra con un ex soldado de los servicios secretos franquistas... creado en su día en un laboratorio.

Las producciones irán a más. no en vano, Netflix eligió la Comunidad de Madrid para establecer su primera sede de producción europea: el macrocentro Madrid Content City, conocido anteriormente como la Ciudad de la Tele, en Tres Cantos. Entre otras instalaciones, la compañía cuenta con tres platós insonorizados, repartidos en unos 1.200 metros cuadrados. Este campus comenzará una segunda fase en la que está previsto su ampliación: otros cinco estudios, con uno de 2.000 metros cuadrados, que permitirán trabajar de forma paralela e independiente a una docena de producciones de gran envergadura. Del mismo modo, la compañía estableció sus oficinas en el edificio de la Banca March, en el número 89 del Paseo de la Castellana.

Y es que ya no es solo el prestigio o el imán que los rodajes pueden suponer para el turismo: solo en lo que respecta a Netflix, los más de 50 títulos producidos en España generaron más de 7.500 puestos de trabajo tanto para el elenco como para los equipos técnicos, además de 41.000 días de trabajo para los extras.

Como en los años sesenta

►Hubo una época, hace más de medio siglo, en la que la Comunidad de Madrid fue uno de los platós preferidos de Hollywood. Un punto de inflexión fue «Espartaco» (1960), el clásico de Stanley Kubrick, rodado en la Sierra de Madrid.
►Con todo, el principal artífice del vínculo entre Hollywood y la región fue el productor Samuel Bronston, que no dudó en usar la localidad de Las Rozas como escenario de «55 días en Pekín» (1961).
►En esta tradición, hay que añadir al productor Carlo Ponti. Con «Doctor Zhivago» (1965) obró el milagro de que todos creyéramos que las calles del barrio de Canillas eran las del Moscú posrevolucionario.