Madrid: cacheos en el Metro para evitar la guerra entre bandas latinas

La Guardia Civil despliega más de 800 efectivos, con el foco puesto en los transportes públicos

Los controles preventivo por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya se intensifican. Entre ellos, los de la Guardia Civil. Con la llamada “Operación Alto Impacto”, el Instituto Armado ha iniciado una serie de acciones con vistas a impedir posibles reyertas en la Comunidad de Madrid, motivadas por los asesinatos perpetrados el pasado fin de semana en varios puntos de la capital, así como en otras localidades madrileñas. De hecho, se han desplegado un total de 834 efectivos en nueve municipios. A ellos se suma el dispositivo especial de la Policía Nacional, conformado por 514 agentes.

Así, esta tarde podían verse a agentes de la Guardia Civil controlando la estación de tren de Arganda del Rey, donde se realizaron cacheos. No en vano, como apuntó este jueves la Delegación del Gobierno de Madrid, los transportes públicos van a ser uno de los puntos donde las autoridades van a poner el foco: Metro, Metro ligero, Cercanías y autobuses. Los municipios especialmente vigilados serán Arganda del Rey, Las Rozas, Humanes, Torrelodones, Valdemoro, Galapagar, Ciempozuelos, Paracuellos de Jarama y Collado Villalba. Zonas en las que la Guardia Civil no tiene constancia de presencia de bandas pero sí de movimientos de pandilleros.

A tenor de las circunstancias de los últimos días, con varios detenidos por los dos asesinatos -uno de ellos de un menor de 15 años- del pasado sábado, la Benemérita cree posible que “se den actos de represalia o venganza, que puedan provocar nuevas reyertas en distintos puntos de la Comunidad de Madrid”. Por ello, los agentes estarán dotados de material antidisturbios, así como detectores de metales. Del mismo modo, se mantendrá contacto con los empleados que desarrollen su trabajo en las inmediaciones de las zonas de ocio. No hay que olvidar que una de las víctimas mortales, el menor de 15 años, fue apuñalado a las puertas de la discoteca Independance, en la calle Atocha.