Medio ambiente

“La crisis climática es el mayor problema de nuestro siglo y nuestras generaciones, pero también la mayor oportunidad”

Entrevista de Alejandro Quecedo, la cara más visible de la Sociedad Española de Ornitología, se manifiesta en contra de los problemas que acarrea la crisis medioambiental, como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad

Alejandro Quecedo responde a LA RAZÓN para especificar qué solicitan en su manifiesto pronunciado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019. Destaca el papel de la juventud como punto de inflexión para afrontar esta crisis medioambiental.

Publicidad

-¿Por qué es importante el documento que leéis hoy?

-El contenido de ese manifiesto es la visión de la juventud de la crisis climática. En él demandamos las medidas que creemos que son imperativas y necesarias para poder ya no evitar el cambio climático que es imposible, sino mitigar todo lo que va a acarrear.

-¿Se trataba de unificar las voces de los diferentes colectivos?

-Necesitábamos un documento que registrara nuestra voluntad. Vemos que tenemos mucha fuerza en manifestaciones pero a la hora de dialogar con las instituciones sin un papel que unifique a todas las organizaciones es más difícil.

Publicidad

¿Cuál fue vuestra impresión al redactarlo?

-El documento se redactó después de la cumbre de Nueva York, porque pensamos que no se nos había dado voz y que había sido más como un escenario donde no se había debatido qué deberíamos hacer.

Publicidad

-¿Qué pedís en este manifiesto?

-Por ejemplo que se limite el aumento de temperatura por debajo de lo que recomiendan los científicos que está marcado por el 1,5 grados; que se implementen soluciones basadas en la naturaleza, y que avancemos hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030… y muchísimas más cosas que no sólo tienen que ver con el cambio climático.

-¿Notas algún cambio desde la Cumbre de Nueva York?

-En Nueva York la sensación fue de desconcierto. No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar. Aunque cuando salimos de ahí nos preguntábamos si había servido para algo, ahora vemos todo el recorrido que ha tenido. Vemos que esa cumbre fue necesaria para que esta COP25 nos permita dar el paso de gigante que necesitamos dar para empezar a luchar ya de inmediato no sólo contra el cambio climático, sino contra la pérdida de biodiversidad y en definitiva todos los problemas que tiene la crisis medioambiental.

-¿Vienes con optimismo?

Creo que es necesario el optimismo. Si creemos que de aquí vamos a salir con un acuerdo definitivo que lo va a solventar todo, no. Pero creo que vamos a dar un paso muy importante y creo que por primera vez vamos a ver la verdadera cara de los países y qué pretenden hacer. La crisis climática es el mayor problema de nuestro siglo y nuestras generaciones, pero también la mayor oportunidad. Esta crisis nos ha permitido que se ponga sobre la mesa todos los debates sobre los ODS, sobre justicia intergeneracional y sobre otros tantos conceptos necesarios pero que se había olvidado por completo.

Publicidad

-¿Qué papel tenéis los jóvenes?

-La sociedad civil está jugando un papel que antes no había jugado. Esta COP25 representa su consagración en la presión a todos los gobiernos para decirles que queremos avanzar en ODS y paliar y mitigar en todo lo posible los desastres climáticos que se nos avecinan. Veo que va a ser un punto de inflexión sin ninguna duda.

-Además de la crisis climática nos enfrentamos a la sexta extinción masiva de especies… ¿Crees que se está dando importancia, tú que vienes de una organización conservacionista, a estos temas?

-Por desgracia la conservación de la biodiversidad no está teniendo el papel preponderante que tendría que tener. Tenemos que tener en cuenta que sin ella, nuestros ecosistemas colapsan y con ellos lo harán el sistema económico y político. Debería tener más importancia de la que está teniendo. Siempre hemos visto que tenemos un animal insignia en peligro de extinción y nos fijamos mucho en él, cuando en realidad lo que está en peligro no es solo eso, sino todo el sistema ecológico.

-Una cosa va de la mano de la otra...

-Vivimos en un mundo interconectado y las soluciones tienen que ir de la mano. Si conseguimos reducir el aumento de temperatura, pero no salvar nuestra biodiversidad, vamos a enfrentarnos al mismo destino de manera irresoluble.

-Desde casa se puede contribuir a la lucha contra el cambio climático?

Afortunadamente en nuestra sociedad cada vez tenemos más en cuenta el cambio climático y toda la crisis medioambiental en nuestro día a día. Tenemos que intentar no consumir plástico, desplazarnos lo menos posible en medios de transporte contaminantes, usar transporte público... Lo que se sabe y se ha dicho siempre y que hay que seguir haciendo e implementando cada vez en mayor medida. Aunque también creo que ahora el paso fundamental y en el que hay que hacer hincapié es ,que no solamente tenemos que ocuparnos del medio ambiente en nuestra vida privada, sino que tenemos que dar el salto a las reclamaciones públicas. Como sociedad civil tenemos la obligación de estar detrás de nuestros gobiernos para asegurarnos de que la crisis medioambiental esté todo el rato en primer plano. Hay que aumentar la presión social para que se llegue a un acuerdo que pueda cambiar nuestro sistema cuanto antes.