Ecológico, gourmet y con mucho estilo

Se trata de las últimas producciones de la Finca Malzapato, el Aceite de Oliva Virgen Extra Arbequina Finca Malzapato y el Aceite de Oliva Virgen Extra Royuela que llegan desde La Rioja

FINCA MALZAPATO
FINCA MALZAPATO FOTO: FINCA MALZAPATO

El aceite de oliva es para España un motivo de orgullo y reverencia. Sin duda somos líderes en el mercado a nivel mundial y todo gracias a la calidad y el prestigio que nuestros productores han aportado durante años. Si bien nuestro aceite de oliva ya tiene una gran posición y nombre, sus productores no dejan de sorprendernos, entendiendo que nunca hay de dejar de poner valor a una elaboración de este calibre.

De esta manera, conocimos a una nueva versión del aceite que se presenta con más “estilo”, gourmet y ecológico. Se trata de las últimas producciones de la Finca Malzapato, el Aceite de Oliva Virgen Extra Arbequina Finca Malzapato y el Aceite de Oliva Virgen Extra Royuela que pertenecen a la D.O.P. Aceite de La Rioja.

La elaboración de esta esencia de la dieta mediterránea data en la zona desde la época de los romanos. La altitud y el clima continental contribuyen a la calidad excepcional de ambas variedades, cuyos sabores y aromas afrutados y herbáceos, de marcada personalidad, los convierten en un producto gourmet.

El respeto por el medio ambiente es otro de los baluartes de la marca, que alberga en su olivar un Hotel de Insectos: el equilibrio perfecto de la naturaleza, ya que estos invertebrados cuidan los árboles y controlan hongos y ácaros. El compromiso con la naturaleza está anclado en su filosofía de trabajo, por ello, para evitar los tratamientos fitosanitarios que pudieran afectar a los olivos, se acuerda con las empresas vecinas que tengan en cuenta la dirección del viento.

El reconocimiento a la calidad no se hizo esperar, ya que el Aceite de Oliva Virgen Extra Arbequina obtuvo la medalla de oro en la New York International Olive Oil Competition. Este se caracteriza por un aroma frutado de aceituna verde, con una intensa presencia de manzana y plátano, y recuerdos dulces. En boca es ligero, dulce y con predominio de notas verdes de hierba recién cortada.

Finca Malzapato es fruto del sueño de la familia Martínez, maestros queseros desde 1961, que hace diez años decidió elaborar su propio aceite en este terreno familiar, donde sus recuerdos de infancia evocan incluso la presencia de un zahorí para buscar agua. La familia ya conocía las virtudes del ‘oro líquido’. Sus quesos, únicos por sus cortezas naturales, se bañan periódicamente con aceite de oliva.