Las autoescuelas pierden seis millones cada día de confinamiento

Mas de 130.000 alumnos, a la espera de que se reinicien los exámenes del carnet de conducir

Coches de autoescuela, en una imagen de archivo
Coches de autoescuela, en una imagen de archivoJ. Fdez-Largo

El parón de actividad en las autoescuelas está costando al sector unos seis millones de euros cada día, es decir, unos 200 millones de euros hasta el momento, según los cálculos de la asociación que agrupa a los empresarios de esta especialidad. Se calcula que más de 130.000 alumnos estaban preparándose para someterse a las pruebas de alguno de los carnés de conducir (turismo, motos o licencias para vehículos de profesionales) cuando se decretó el estado de alarma que obligó al confinamiento.

Para estos 130.000 alumnos que se quedaron con la formación a medias, las autoescuelas han invertido un millón y medio de euros para poder continuar dando servicio con distintas herramientas como aulas virtuales, para seguir impartiendo el contenido de la enseñanza. Con estas clases en “streaming” ayudan a los alumnos a solucionar dudas y ofrecen instrumentos como test, vídeos y ejemplos de situaciones.

A pesar de ello, la casi totalidad de las autoescuelas han tenido que realizar ERTE a sus trabajadores, tanto profesores como personal de administración. Y como siguen asumiendo los costes inherentes del negocio como son los alquileres y la financiación y préstamos de los vehículos con los que se realizan las pruebas prácticas, muchas están solicitando ayudas a las empresas de leasing y renting, a las entidades financieras y a las aseguradoras para poder flexibilizar y aplazar pagos y poder continuar con el negocio en unos meses.

Ampliar horarios de exámenes

Para cuando se levante el estado de alarma, las autoescuelas han preparado un protocolo de actuación que presentarán a la DGT, a las distintas Jefaturas de Tráfico Provinciales y a las administraciones competentes para poder continuar con la formación vial y conseguir el carné de conducir. Entre las medidas que recoge este plan de acción se solicita que se amplíen las fechas de exámenes para que no se forme un “cuello de botella” que perjudique a las autoescuelas y a los 130.000 alumnos que están a la espera de hacer un examen.

Hay que recordar que estamos a las puertas del periodo estival, temporada con mayor afluencia de alumnos en los centros de formación vial. Muchos de los Centros de Exámenes están muy saturados y, tras la vuelta a la normalidad, pueden saturarse aún más. Por ello piden una ampliación del calendario de fechas de exámenes acorde a la demanda y que estos 130.000 alumnos puedan acceder, lo antes posible, a la prueba práctica.