Jeep Grand Cherokee Trackhawk: ¡radical!

Jeep ha presentado en el Salón del Automóvil de Nueva York la variante más radical del Grand Cherokee. Denominada Trackhawk, equipa un motor 6.2 V8 con 707 CV de potencia.

El interior es muy deportivo.
El interior es muy deportivo.

Jeep ha elegido el Salón del Automóvil de Nueva York para presentar la versión más potente y radical de su modelo Grand Cherokee. Se denomina Trackhawk y se pondrá a la venta en Estados Unidos a finales de este mismo año. De momento, no se sabe si llegará al mercado europeo, donde se posicionaría por encima del Grand Cherokee SRT8, con 475 CV de potencia.

El Jeep Grand Cherokee Trackhawk monta un motor 6.2 V8 capaz de generar 707 caballos de potencia. Se combina con una transmisión automática de 8 velocidades y se asocia a un avanzado sistema de tracción total, que puede variar la entrega de par entre sus ejes dependiendo del programa de conducción elegido.

Pesa 2.433 kilos, pero eso no le impide acelerar de 0 a 60 millas por hora (96 km/h) en tan sólo 3,5 segundos y su velocidad máxima es de 290 km/h. Además, Brembo ha desarrollado para esta ‘bestia’ un sistema de frenos con discos de 400 milímetros y pinzas de seis pistones, delante, y discos de 350 milímetros y pinzas de cuatro pistones, detrás. Gracias a ellos puede frenar de 100 a 0 km/h en sólo 34,7 metros.

El habitáculo exhibe aires de deportivo, con asientos envolventes de cuero, molduras de carbono, selector de modos de conducción, pantalla de 8,4 pulgadas con sistema de telemetría, etc. Equipa llantas de titanio o de aluminio forjado. Ambas son de 20 pulgadas, pero las últimas ahorran 5,4 kilos de peso. En Estados Unidos, su precio podría rondar los 85.000 euros, no demasiado si lo comparamos con los casi 200.000 euros del Porsche Cayenne Turbo S, con 570 CV.

Más información del Jeep Grand Cherokee Trackhawk.