El temporal ‘Gloria’ paraliza la Región y amenaza con más nieve y viento

El litoral murciano se ha llevado la peor parte con daños en mobiliario urbano y una docena de colegios suspendieron las clases ante el riesgo derivado de la primera borrasca del 2020

Pese a que durante la jornada de ayer se pasara de alerta roja a naranja, los equipos de Emergencias se enfrentan a uno de los temporales más fuertes que se recuerden, y es que la primera borrasca del año, ‘Gloria’, ha dejado a la Región de Murcia prácticamente paralizada, con una docena de centros educativos con las clases suspendidas, cerca de una veintena de carreteras cortadas y unas 500 incidencias alertando de asuntos relacionados con la virulencia del viento y los problemas de la nieve.

El 112 declaró la situación 3 de la fase de emergencia del Plan de Nevadas especialmente en el Altiplano, por lo que se reforzó la presencia de maquinaria quitanieves en carreteras como la RMC16 en dirección a Navares, en Caravaca de la Cruz, o en Yecla, Jumilla, Lorca y La Manga, donde se precisó el trabajo de 111 efectivos.

Precisamente en el litoral murciano fue donde se vivieron momentos más dramáticos, ya que los fuertes vientos provocaron fenómenos costeros de gran impacto, dejando daños en zonas como Los Nietos, Playa Honda y La Manga del Mar Menor.

El arrastre de varios contenedores de basura, de vallas publicitarias, la rotura de papeleras, destrozos en semáforos y señales de tráfico fueron algunas de las incidencias recogidas por el 112 durante toda la jornada, a lo que se sumaron la caída de una decena de árboles de grandes dimensiones que provocaron daños materiales en coches y alumbrado.

De la misma manera, la Delegación del Gobierno en la Región detalló que el tráfico marítimo tuvo que ser interrumpido en la zona del Puente del Estación, debido a que uno de los tubos de cables eléctricos se elevó hasta la superficie como consecuencia de las fuertes lluvias.

La borrasca también provocó que cuatro piscifactorías se desanclaran y fueran a la deriva hasta llegar a las proximidades de Cabo de Palos, de las que finalmente se pudieron retener dos.

Y precisamente en esa localidad, la virulencia del viento provocó que el oleaje alcanzara una altura de 5,98 metros, lo que según el delegado de la Aemet en la Región, Juan Esteban Palenzuela, representó «probablemente, el registro más alto desde que hay datos históricos».

Asimismo, el temporal que está azotando a gran parte del territorio nacional, obligó al Aeropuerto Internacional de la Región a gestionar cerca de 100 vuelos que fueron derivados desde Alicante, como consecuencia de la borrasca y de los daños derivados del incendio que se desencadenó la semana pasada en sus instalaciones.

Si bien la Comunidad no ha tenido que lamentar daños personales ni humanos hasta el cierre de esta edición, el presidente murciano, Fernando López Miras, pidió ayer a la ciudadanía «prudencia» y «sentido común» a la hora de desplazarse por carretera, y recomendó aplazar los viajes para ver la nieve «hasta que pase la alerta».

Pidió evitar coger vehículos y salir de las casas mientras las alertas por el temporal continúen activas, y recordó que la única información recomendable es la que se ofrece por los canales oficiales y establecidos para ello, advirtiendo del peligro de los bulos que inundan las redes sociales. «Podemos poner nuestra integridad física en peligro, y ahora lo más importante es la seguridad propia y de los nuestros».

Por el momento, para la jornada de hoy se espera que la cota de nieve continúe en los 1000 metros, sobre todo en el Altiplano, Noroeste y las pedanías altas como Lorca, y que las precipitaciones sean persistentes en el Campo de Cartagena, con heladas débiles en el Noroeste y vientos fuertes a primera hora que irá disminuyendo a lo largo de la jornada.