Nadia Calviño

César Lumbreras

Lo confieso. Voy a hacer un poco de demagogia, pero sólo un poco. Nadia Calviño es española y la todopoderosa directora general de Presupuestos en la Comisión. Días atrás publicó «Beneficiarios de la UE», supongo que de cara al debate sobre el Marco Financiero de la UE para el periodo 2021-27. Comienza así: «Muchos tenemos una experiencia directa de lo que se financia con el presupuesto europeo: los estudiantes conocen Erasmus, los agricultores la PAC, las universidades los programas de I­+D, los centros de atención social conocen el Fondo Social Europeo. Todos hemos utilizado infraestructuras financiadas por Europa». Es verdad. ¡Solo faltaría que, además de pagar impuestos, los ciudadanos no obtuviésemos retornos y servicios! Sin embargo, por más que he releído el artículo no encuentro referencias a otro grupo de grandes beneficiados por el presupuesto comunitario: el de los altos cargos como Nadia Calviño y el de sus funcionarios. Ahora que se avecina el debate sería bueno, por ejemplo, que ella hiciese público el sueldo correspondiente a su categoría, más que nada por comparar con el de un cargo similar aquí; también cuál es el tratamiento fiscal de esa remuneración y cuál va a ser la pensión de jubilación de un alto cargo de la Comisión Europea, como, por ejemplo, Aránzazu Beristain, la directora de la Oficina de Madrid que se retira estos días. Más que nada para que comparemos sus sueldos, impuestos y pensiones con los de aquí. Eso es también debate presupuestario, señora Calviño.