El problema de Iglesias se llama Dina

Exasesora de Podemos este lunes de nuevo ante el juez por el robo de su móvil
La exasesora de Podemos Dina Bousselham (i)Luca PiergiovanniEFE

Los ataques de Podemos contra la libertad de expresión, en forma de campañas de desprestigio contra periodistas como Eduardo Inda, Vicente Vallés, Carlos Alsina, Alejandro Entrambasaguas, García Ferreras, Ana Rosa Quintana o Javier Negre no son casuales. Al tratarse de un conglomerado de movimientos totalitarios dirigidos por quien formó parte de la directiva de la consultora CEPS, que asesoró a Hugo Chávez acerca de cómo acallar a los disidentes venezolanos tienen como fin cercenar la libertad de expresión.

Podemos contó con la mexicana Neurona Consulting (que a su vez había cobrado 1,3 millones de euros de Evo Morales en Bolivia) para hacer campaña contra Isabel Díaz Ayuso en forma de vídeos y GIFs; en 2014 ya avisaba que no toleraba la prensa libre ni privada; controla el infame Consejo de Informativos de Radio Televisión Española; y lleva años dedicado al desprestigio de periodistas y medios.

Algo propio de totalitarios, que hicieron no solo en Venezuela, sino en países como Bolivia. Allí, Morales en el año 2010 aprovechó una ley contra el racismo (ojo con las excusas) para introducir la posibilidad de cierre de medios privados. Pese a que los periodistas salieron a la calle, siguió adelante. Siempre asesorado por gentes de Podemos.

Luego cambio la ley de telecomunicaciones. Ya en 2017, cuando era cuestionado por la gente, intentó a través de cuatro diputados del MAS (Movimiento Al Socialismo) anular por completo la libertad de prensa, como sucedió en Venezuela, como Rafael Correa intentó en Ecuador.

El plan internacional de la extrema izquierda tiene un nombre: Foro de Sao Paulo. Una entente de toda la extrema izquierda, dirigida entonces por Fidel Castro y un joven Lula da Silva, donde el comunismo decidió, una vez más, cambiar su cara, pero mantener su esencia totalitaria. España es el primer país europeo que ha caído en sus garras. Para comprenderlo basta con leer sus conclusiones.

Por otra parte, Iglesias pretende , con su huida adelante cargando contra medios como La Razón (ahora mismo en el punto de vista no solo de Monedero, sino de todo Podemos), Ok Diario, Antena 3 o incluso La Sexta, tapar el escándalo que realmente preocupa al dueño del casoplón con Tinaja: Dina Bousselham . Mucho me temo que no solo por su posible imputación ante el Tribunal Supremo por un presunto escándalo de revelación de secretos. Detrás de la conducta “machirula” insoportable del macho alfa, consentida por Irene Montero, podría haber algo más que un escándalo sexual.

¿Por qué Podemos oculta el robo del móvil de Ricardo Sá Ferreira, marido de Dina ? Se produjo el mismo día y en el mismo lugar. Si de la tarjeta SIM de Dina no sabemos nada, mucho menos de la de su entonces novio. Como está pasando desapercibida la presunta corrupción de los fiscales Stampa y Serrano, un verdadero escándalo que afecta al Poder Judicial, denunciados por Villarejo ya el pasado mes de septiembre.

Es por eso que, además de defender la libertad de expresión y de prensa, que ya decía Jefferson que más vale prensa sin gobierno que gobierno sin prensa, no deberíamos desviar el foco. Y el foco es el Caso Dina. Por eso en el PP ya hemos presentado preguntas parlamentarias y pedido su comparecencia en el Congreso.

* Almudena Negro es periodista, Secretaria de Comunicación Interna del PP de Madrid y diputada en la Asamblea de Madrid.