Los masajes de Tezanos

No hay nada mejor que un buen masaje político para ver el futuro con ilusión y alegría

La Razón

La labor que realiza el presidente del CIS es impagable. No hay mejor masajista al servicio del gobierno social-comunista que este catedrático jubilado y radical dirigente socialista. Hay que aclarar que no es un fisioterapeuta profesional y que no era su especialidad como docente. Es una vocación tardía, pero no por ello su pericia es menor. Lo que debía ser una afición mientras ejercía como miembro de la ejecutiva del PSOE le ha convertido en un maestro de la prestidigitación electoral. Es una profesión muy solicitada entre los líderes políticos. Los resultados de las pasadas elecciones han sido catastróficos para Unidas Podemos y malos para el PSOE, aunque sea la muleta que necesita el PNV para gobernar en el País Vasco. A esto hay que añadir las enormes dificultades que encuentra Sánchez en la negociación con los socios europeos para conseguir los recursos que necesita España para salir de la crisis. Hoy estará tenso y cansado, pero ha llegado el masajista del CIS y el día se ha iluminado con un pedazo de barómetro que le sitúa 11 puntos por encima del PP.

La gran virtud del masajista del CIS es su capacidad a la hora de complacer a sus señoritos. El primero es Sánchez y el PSOE. Es tan solícito y eficaz que el presidente del Gobierno se debería plantear su traslado al complejo de La Moncloa para que le alegre el día. Con el desparpajo que le caracteriza podría interpretar la política en clave tezana, que es una eficaz herramienta de la prestidigitación política, y aderezarla con datos estadísticos para otorgarle verosimilitud. Es capaz de convertir un batacazo gubernamental en un éxito. A la hora de repartir masajes no se ha olvidado de Podemos, porque Iglesias necesita mucho amor y ahí está el Centro de Masajes CIS. El líder morado se mantiene, aunque baja de 12,9 a 12,1. Ha sido un chico malo y necesita un correctivo, pero tan suave que estará muy contento tras el disgusto del domingo. Es un incomprendido y la derecha le quiere derrocar. En cualquier momento hacen una serie sobre esta enorme conspiración del sistema. Finalmente, Arrimadas consolida su liderazgo con una subida de dos puntos. Y si se porta bien, en el próximo superará los 10 puntos. No hay nada mejor que un buen masaje político para ver el futuro con ilusión y alegría. Es una torpe fabulación de Tezanos, pero a su jefe le gusta.