El cuaderno de Chapu Apaolaza: Hay nieve y sol en la cumbre

Dice el CIS de Tezanos que hay mucha gente muy feliz, pero cada dos horas, alguien dice en España: “Hasta aquí hemos llegado”. Son 4.000 al año

FOTO: Isabel Infantes Europa Press

Notas del doce de noviembre, viaje a Las Palmas de Gran Canaria. Vientos Alisios, fachadas de colores. Por la mañana, el mar me regala un par de olas izquierdas en la Cícer de la playa de Las Canteras. Cuando llego al escenario del primer Festival Womad tras la pandemia, el tipo que prueba los micros ya me parece Alfredo Kraus o Bruce Springsteen.

Me acuerdo mucho del debate entre salud y economía. Los festivales, los bares, los toros… todo lo que hacíamos estaba mal. Nos convencieron de que nos jugábamos la vida por el cochino dinero y resulta que se suicidan el doble de niños que antes de que viniera el virus. Los mayores tampoco se privan. Dice el CIS de Tezanos que hay mucha gente muy feliz, pero cada dos horas, alguien dice en España: “Hasta aquí hemos llegado”. Son 4.000 al año. Dicen que solo se muere una vez, salvo excepciones. El tipo que pasó 35 años en coma ha confesado que era mentira. Dice Ignacio Rodríguez Burgos que igual los que estamos en coma somos los periodistas.

Descenso aéreo hacia el aeropuerto de Gran Canaria. De entre las nubes se aparecen siete nereidas, hijas del mar de la Misericordia, que escribió Bartolomé Cairasco de Figueroa. Las regiones de España hay que aterrizarlas y al canario se le entiende desde el aire: la piedra en mitad del mar, el plástico de los invernaderos rasgados por el viento, la roca tan niña que hiere, las puntillas blancas de las rompientes. ¿Ves eso de ahí abajo? Es España. Como Manuel Alcántara, ya estuve en los lugares en los que estuve. Antes de llegar, reconozco las ensenadas y las quebradas de piedra que suben hacia los roques del Nublo, y los riscales de Tejeda. Cantaban Los Sabandeños: “Hay nieve y sol en la cumbre / cumbre de mi Gran Canaria”.

Suben los precios y baja la esperanza de vida, pero hay que vivir. Las otras opciones son mucho peor.

Puedes escucharlo también en Onda Cero