Esquerra votará “no” al decreto de nueva normalidad

Reprocha al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos que opte por el apoyo de Ciudadanos, "los votos más baratos"

La irrupción de Ciudadanos como socio del Gobierno ha alejado a Esquerra de Pedro Sánchez. Tanto es así que los republicanos tienen previsto volverse a situar en el bloque del “no” en la votación del decreto de “nueva normalidad”, previsto para este miércoles en el Congreso de los Diputados. Las diferencias no son tanto de contenido, sino porque la Moncloa ha escogido a los naranjas como aliados. “No se ha contado con nosotros para la negociación”, ha dicho esta mañana la portavoz de Esquerra, Marta VIlalta, que también ha subrayado la “incompatibilidad” de que voten conjuntamente.

“Han optado por los votos más baratos, que son a cambio de nada”, ha asegurado Vilalta, en alusión a Ciudadanos, y ya ha avanzado las condiciones que impondrá de cara a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, clave para la continuidad de la legislatura española. Por un lado, que no esté el partido de Inés Arrimadas: “Veo del todo incompatible de que apoyen unos presupuestos Ciudadanos y ERC a la vez, porque representamos modelos muy distintos”, ha afirmado la portavoz republicana. Por otro, avances en la mesa de negociación entre la Generalitat y el Estado, que todavía no tiene fecha, pero que piden que se celebre durante la primera quincena de julio.

“Como ha quedado demostrado, cuando conseguimos beneficios para Cataluña, ahí estamos para negociar. Cuando no es posible ni vemos beneficio para la ciudadanía, que no cuenten con nosotros”, ha afirmado Vilalta, reivindicando que su partido votó a favor de la última prórroga del estado de alarma porque eso ha permitido que la Generalitat haya recuperado las competencias antes de lo previsto -el pasado jueves- y pueda recuperar la gestión completa de la crisis del coronavirus en Cataluña.

En este sentido, Vilalta también ha dado algunos detalles de las condiciones que exigirán para la reanudación de la mesa de diálogo. Los republicanos tienen la voluntad de que la fecha y las condiciones las fijen el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Además, quieren que participen en el primer encuentro ambos mandatarios. “Sería un buen mensaje que la mesa de diálogo regrese con representantes al máximo nivel”, ha planteado la portavoz de Esquerra. Para este foro de negociación, que tenía previsto una periodicidad mensual de reunión, se habían nombrado unas delegaciones tanto por parte del Estado como de la Generalitat y no incluía ni a Torra ni a Sánchez.

Asimismo, los republicanos están a vueltas con el sentido del voto en el suplicatorio de la diputada de JxCat Laura Borràs, imputada por el presunto fraccionamiento y adjudicación a dedo de contratos públicos cuando estaba al frente de la Institució de les Lletres Catalanes, que ha dejado un nuevo panorama de división en el seno del independentismo. Los republicanos están en conversaciones con los neoconvergentes y la CUP y parten de tres premisas para la negociación, aunque internamente apuestan por votar a favor: cualquier sombra de duda sobre la corrupción se pueda investigar con garantías en el Tribunal Supremo; que se evite una vinculación del separatismo con la corrupción; y, evitar que se persiga políticamente al independentismo.