Una de cada dos muestras de pollo tiene patógenos resistentes a los antibióticos

El Instituto Germanwatch examinó 165 productos comprados en en España, Francia, Alemania, Países Bajos y Polonia

Las muestras fueron compradas en Lidl y Aldi, así como adquiridas en las propias fábricasAgencias

Ahora que en unas semanas la Unión Europea pretende decidir si se sigue permitiendo o no dar antibióticos al ganado, el Instituto Germanwatch ha publicado un estudio para analizar su presencia en los estantes de los centros comerciales. Compraron 165 muestras de carne de pollo de las tres mayores empresas avícolas europeas y los análisis demostraron que una de cada dos muestras presentaba patógenos resistentes a los antibióticos. Las muestras se compraron en Alemania, Francia, España, Países Bajos y Polonia en la gama de bajo coste de Lidl y Aldi, así como directamente en los puntos de venta de las fábricas.

Con un total del 59% de las muestras contaminadas, los pollos del grupo alemán PHW son los más contaminados, seguidos por el grupo francés LCD, con el 57%. En el Grupo Alimentario Holandés Plukon, uno de cada tres pollos está contaminado con patógenos resistentes.

Desde el Instituto Germanwatch, conocido por sus importantes informes en temas de cambio climático, los patógenos resistentes a los antibióticos representan un peligro creciente para la salud. Si las personas se contagian de patógenos resistentes durante la preparación o el consumo de carne, esto puede conducir a infecciones graves en las que los antibióticos tienen poco o ningún efecto.

En promedio, un tercio de las muestras de carne de pollo contienen patógenos resistentes a las quinolonas. Este grupo de Antimicrobianos de Importancia Crítica para la Medicina Humana (AIC) está clasificado por la OMS como particularmente importante y con la más alta prioridad para los seres humanos. Todavía no existen normas uniformes de la Unión Europea contra su uso rutinario en la cría industrial de animales. En Estados Unidos, las quinolonas ya se prohibieron en 2005 para los pollos de engorde y las tasas de resistencia en los animales disminuyeron considerablemente. La Comisión de la Unión Europea está considerando la posibilidad de reservar los grupos más importantes de antibióticos para los seres humanos hasta finales de este año, con el fin de combatir la resistencia a estos AIC de la ganadería.

Los resultados de las muestras obtenidos «demuestran la necesidad de prohibir en toda la Unión Europea los antibióticos de reserva en la cría industrial de animales. Al mismo tiempo, es necesario un cambio en el sistema de cría y mantenimiento de los animales destinados a la producción de alimentos, ya que los procedimientos más respetuosos con los animales pueden evitar el uso rutinario de antibióticos», afirman desde el Instituto Germanwatch. Además, aconsejan a los consumidores que se pasen a los productos bio de las explotaciones ganaderas más pequeñas, en las que se encuentran tasas de resistencia considerablemente más bajas, si es que las hubiera.