“Durante la pandemia se ha importado mucho producto con certificados fake”

QD Global International, junto a la empresa del mismo grupo familiar Precisiontex, es un grupo empresarial joven, con mucho talento y comprometido con la fabricación de productos sanitarios de alta calidad. Su objetivo es consolidarse como uno de los mayores fabricantes a nivel mundial de mascarillas quirúrgicas gracias a su innovadora planta de fabricación ubicada en Ontinyent (Valencia). Cuenta con una Sala Blanca con una capacidad de producción de hasta 20 millones de mascarillas mensuales. Hablamos con Pablo Santa Belda, su Director Comercial

“Prevemos que la personalización de mascarillas quirúrgicas pueda ser el siguiente paso en el desarrollo de la demanda de este producto”
“Prevemos que la personalización de mascarillas quirúrgicas pueda ser el siguiente paso en el desarrollo de la demanda de este producto”QD GlobalLa Razón

Las mascarillas, lo que antes era “eso de los cirujanos” y ahora es nuestra prenda de vestir más indispensable…

Cuesta creer que ahora mismo nos las pidan de todos los colores. Las mascarillas han pasado a ser una prenda más de vestir del día a día. Las que más demanda están teniendo son las de color negro y las de color rosa. Incluso nos piden la posibilidad de realizar una impresión digital sobre la tela exterior (la cara visible de la mascarilla) con diferentes diseños personalizados.

Prevemos que la personalización de mascarillas quirúrgicas pueda ser el siguiente paso en el desarrollo de la demanda de este producto, ya que, con la vuelta de los aficionados a los estadios de cualquier competición deportiva, conciertos o cualquier actividad relacionada al aire libre, se puedan personalizar las mascarillas con cualquier tipo de temática sin tener que renunciar a la seguridad de los usuarios.

Sois uno de los principales responsables que en plena primera ola todos nos pudiéramos proteger, ¿cómo está el mercado actualmente?

Actualmente el mercado está inmerso en una guerra de precios donde competimos contra el gigante asiático y donde, por suerte, hay muchas empresas a nivel nacional y europeo que valoran el producto “Made In Spain”.

No obstante, por desgracia, competir contra China sin tener el apoyo gubernamental en el aspecto de los aranceles de importación y en los criterios que se utilizan en las licitaciones que únicamente se basan en el “precio más bajo” hace que no tengamos el apoyo suficiente para poder tener una mayor actividad comercial.

¿El país no tiene memoria o son daños colaterales del capitalismo?

En este caso hablamos de un 50% de cada. En primer lugar, ya hemos olvidado la carencia de producto que el país vivió durante los primeros meses de la pandemia. Además de los precios abusivos que tanto empresas como entidades gubernamentales tuvieron que asumir para poder disponer del producto.

Ahora mismo, una vez tenemos de nuevo un suministro regular de producto, prevalece el precio ante todo. No importa que sea un fabricante nacional que genera empleo a más 150 personas de forma directa e indirecta y que tengas un producto de calidad que cumple con todos los certificados, es decir, que cuenta con la Licencia de la AEMPS, con los ensayos de laboratorio, declaración de conformidad, etc.

Durante la pandemia se ha importado mucho producto con certificados fake, sin que las empresas dispusieran de la licencia AEMPS para poder realizar importaciones de productos sanitarios, por lo que incluso podríamos hablar de una competencia desleal, ya que a día de hoy compites contra este tipo de producto mucho más económico por la falta de certificados en su país de origen.

Fabricáis mascarillas de Km. 0 pero, además, con unos estándares de calidad altísimos, ¿no es así?

Así es, pero no únicamente con unos estándares de calidad altísimos, también con la totalidad de certificados y licencias que son necesarios para poder fabricar productos sanitarios de Clase I. Nuestra maquinaria es de procedencia alemana con una capacidad de producción de 20 millones mensuales. Cumplimos una norma ISO 7 dentro de los diferentes niveles de cualificación de las salas blancas. De esta forma conseguimos que nuestras mascarillas cumplan con los siguientes requisitos en el proceso de fabricación:

- Exclusión Microbiana: para prevenir la contaminación de materiales.

- Limitación Microbiana: para minimizar la introducción de contaminantes.

- Exclusión de partículas: materiales lavados antes de su esterilización.

- Limitación de partículas: para reducir la carga de partículas en elementos de lavado.

- Excluir la contaminación cruzada: para prevenir la contaminación de un material o producto con otro.

- Exclusión de contaminación externa: incluida la que puedan producir los propios operarios.

¿En qué debemos fijarnos a la hora de comprar una mascarilla para que sea realmente eficiente?

Principalmente debemos fijarnos en que la mascarilla desechable sea quirúrgica. En este ámbito existen tres tipos, siendo las Tipo II y Tipo IIR la mejor opción que hay actualmente en el mercado.

Para verificar que son quirúrgicas, debemos fijarnos que en el envase del producto se detalle que cumplen la normativa EN14683:2019AC.

Las mascarillas del Tipo II y Tipo IIR deben cumplir una BFE (Eficacia de filtración Bacteriana) superior a la del 98%.

Las mascarillas que fabricamos actualmente tienen una BFE del 99,7%, por lo que son de las más seguras que existen a día de hoy en el mercado.

Todos los ensayos que realizamos están certificados por Laboratorios Nacionales, tanto por AITEX como Aquimisa.