Padres

¿Es tu hijo adicto a los videojuegos?

La Organización Mundial de Salud incluyó en el año 2022 la adicción a los videojuegos en la Clasificación Internaacional de Enfermedades

La mayoría de los estudios apuntan a que los videojuegos conocidos como MMORPG son los adictivos
La mayoría de los estudios apuntan a que los videojuegos conocidos como MMORPG son los adictivos Rene Pexels

La edición del año 2022 de la Clasificación Internacional de Enfermedades, elaborada por la Organización Mundial de la Salud, incluyó por primera vez la adicción a los videojuegos en la lista de enfermedades. Aunque es una decisión que no estuvo exenta de polémica. Para muchos profesionales de la salud, la decisión de incluir la adicción a los videojuegos en la lista de enfermedades responde más a la necesidad por parte de la OMS de dar una respuesta (correcta o no) a la preocupación y a la alarma social que se ha creado respecto a este tema… que a un criterio médico real.

La directora del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas advierte de que la solución a la adicción a videojuegos no es vetar la actividad al completo. Foto de archivo
La directora del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas advierte de que la solución a la adicción a videojuegos no es vetar la actividad al completo. Foto de archivo larazon

¿Cómo identificar la adicción?

Como es de esperar, los padres de hijos adolescentes (sobre todo varones) son el segmento poblacional que se muestra más alarmado frente a este problema. Sin embargo, no son los únicos que pueden verse afectados. Personas de cualquier edad y de cualquier sexo son susceptibles de verse arrastrados a esta adicción comportamental.

Otra aclaración que debemos hacer es que no todos los que dedican muchas horas a jugar a videojuegos son -necesariamente- adictos a ellos. De acuerdo con los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud, en torno a un 0,3% y un 0,1% de la comunidad gamer es realmente adicta. Algo sorprendente teniendo en cuenta que las personas consideradas gamer pasan horas y horas delante de la pantalla.

Sin embargo, los criterios de la Organización Mundial de la Salud no se centran en las horas invertidas en jugar a videojuegos, sino en cómo esta actividad interfiere con otras áreas de nuestra vida. Así, para que una persona sea diagnosticada como adicta a los videojuegos, debe presentar estos tres síntomas:

1. Pérdida de control al jugar a un videojuego

2. Priorizar los videojuegos al resto de su vida, hasta el punto de aislarse y dejar de lado otros intereses y actividades

3. Cuando los efectos negativos del uso ininterrumpido de videojuegos acaban afectando a otros ámbitos, como el laboral, el escolar y el sentimental o familiar, el afectado es incapaz de dejar de jugar y redirigir su atención hacia esas áreas.

¿Cuál es el tratamiento?

Este tipo de terapia no es sustitutivo -en absoluto- del trabajo de un psicólogo | Fuente: FaustFoto
Este tipo de terapia no es sustitutivo -en absoluto- del trabajo de un psicólogo | Fuente: FaustFoto FaustFoto

Una de las terapias más frecuentes para enfrentar este tipo de padecimiento es la terapia cognitivo-conductual; que es una psicoterapia con la que se ayuda a los pacientes a cambiar su conducta mediante el cambio de la forma en qué piensan y sienten. Y es el tratamiento que suele utilizarse para tratar otras adicciones, como las relacionadas con abuso de sustancias.

La idea de este tipo de terapia es que el psicólogo ayude al paciente a estructurar de nuevo sus pensamientos y sus emociones, para que cambien -en consecuencia- las conductas aprendidas que se han derivado de ellas. Esto permitirá que esta persona pueda volver a coger las riendas de su propia vida… convirtiéndose en una entidad activa en su propia vida y otorgándole herramientas para reaccionar ante las posibles recaídas.