Una niña en coma desahuciada por los médicos despierta tras ser trasladada de hospital

La menor, de 5 años, sufrió un derrame cerebral y tras tres meses de tratamiento, los facultativos aconsejaron retirarle el soporte vital

Imagen de Tafida Raqeeb antes de sufrir el derrame
Imagen de Tafida Raqeeb antes de sufrir el derrameSave Tafida

La pequeña Tafida Raqeeb, de cinco años, nació con una malformación de las arterias que provocaron el estallido de un vaso sanguíneo en el cerebro y entró en estado de coma. Los médicos de Royal Hospital de Londres (Reino Unido) que la trataron hicieron todo lo posible por lograr que recuperara la consciencia durante tres meses, pero la niña no reaccionó a los tratamientos. Eso llevó a los facultativos a proponerle a los padres la aplicación de la eutanasia, para que dejara de sufrir, pero sus progenitores estaban convencidos de que podía recuperarse. Al pasar con ella la mayor parte del día, vieron que presentaba algunos signos de que en algunos momentos tenía cierta consciencia y decidieron luchar por su vida.

Así, decidieron iniciar una petición por el derecho a vivir, a través de la plataforma CitizenGo. " Creemos que Tafida debería tener la oportunidad de vivir, y la oportunidad de recuperarse y el hospital de niños Gaslini en Génova, Italia, comparte nuestra opinión. Los médicos están dispuestos a tratar a Tafida, pero el hospital Royal London está tratando de detenernos y, por lo tanto, niega nuestros deseos y seguramente nuestro derecho como padres a actuar en lo que sabemos que es lo mejor para nuestra amada hija", indicaron en la petición. Gracias la iniciativa, que fe respaldada por más de 30.000 personas y alrededor de 20.000 euros en donaciones, Reino Unido permitió el traslado de la niña a otro país para continuar con el tratamiento y que no fuera desconectada.

Tafida llegó a la localidad italiana de Génova el pasado 15 de octubre y fue trasladada al Instituto Gaslini. Tres meses después de su llegada, la pequeña ha abierto los ojos, le han retirado la respiración asistida y ha sido trasladada a una unidad para niños con enfermedades crónicas, donde ha comenzado con la terapia de rehabilitación. “Ya no necesita más cuidados intensivos", indicó Andrea Moscatelli, director del área neonatal del hospital, al diario británico “The Guardian”.

“En casos de daños neurológicos muy graves como estos, el pronóstico es prácticamente imposible. Lo sabremos con el tiempo. Estamos tratando de darle tiempo para que saber si habrá una mejora potencial, y gran parte de esa mejora potencial aún no la conocemos”, añadio Moscatelli.

Shelina Bergum, madre de la pequeña dijo que "cualquier persona que pudiera ver ahora mismo a Tafida, quedaría sorprendida. Ya no tiene ningún tubo en la nariz y abre los ojos. En la unidad de rehabilitación tiene una habitación grande. Cuenta con equipos de fisioterapia y hay una piscina de hidroterapia en la unidad. Su recuperación, básicamente, comienza hoy, con todas estas cosas que no podía hacer antes”.

Por otro lado, la portavoz de la plataforma Derecho a vivir, Rosana Ribera, manifestó su emoción por la noticia al saber que el derecho de la pequeña a vivir fuera respetado. “Estamos muy contentos de que Tafida, poco a poco, vaya teniendo una mejor calidad de vida. Esta noticia demuestra la importancia de la preservación de la dignidad humana y la relevancia de luchar por el derecho a la vida de los más vulnerables en nuestra sociedad”, añadió.