Ocho sociedades médicas apoyan la “evaluación independiente” sobre la gestión del COVID-19

Científicos españoles han solicitado una “evaluación independiente e imparcial, por un panel de expertos internacionales y nacionales” sobre la gestión de la pandemia

Ocho sociedades médicos-científicas han mostrado su apoyo al artículo de 20 reputados científicos españoles publicado en la revista ‘The Lancet’ que reclama una “evaluación independiente e imparcial” por parte de un grupo de expertos internacionales y nacionales sobre la la gestión de la pandemia del coronavirus.

Lo han expresado sociedades médicas “que han estado en primera línea asistencial e investigadora” frente a la COVID-19 en un comunicado en el que dicen compartir “la filosofía y espíritu” del escrito que los científicos españoles.

En concreto, estas sociedades científicas son la de Medicina Interna (SEMI), Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Médicos Generales y de Familia (SEMG), Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y Medicina y Seguridad en el Trabajo (SEMST).

Los firmantes de la carta abogan por una “evaluación independiente e imparcial” en tres áreas: gobernanza y toma de decisiones, asesoramiento científico y técnico, y capacidad operativa. “Además, se deben tener en cuenta las circunstancias sociales y económicas que han contribuido a aumentar la vulnerabilidad de España, incluido el aumento de las desigualdades”, añaden.

En concreto, abogan por revisar "las funciones de salud pública, el liderazgo y la gobernanza, la financiación, la fuerza de trabajo sanitaria y social, los sistemas de información sanitaria, la prestación de servicios, el acceso al diagnóstico y el tratamiento, el papel de la investigación científica y la experiencia y los valores de las personas, las comunidades y los grupos vulnerables".

Los autores puntualizan que esta evaluación “no debe concebirse como un instrumento para repartir culpas”. “Más bien debería identificar las áreas en las que es necesario mejorar la salud pública y el sistema de atención sanitaria y social. Aunque este tipo de evaluación no es habitual en España, varias instituciones y países, como la Organización Mundial de la Salud y Suecia, han aceptado la necesidad de tal examen como medio para aprender del pasado y prepararse para el futuro”, insisten.

En última instancia, instan al Gobierno a que considere esta evaluación como “una oportunidad que podría conducir a una mejor preparación para la pandemia, a la prevención de muertes prematuras y a la construcción de un sistema de salud resistente, con la evidencia científica como eje central”. Agencias