El confinamiento total, divide a los españoles

Apenas el 43% está a favor de vacunarse ya, frente al 70% de verano

La mitad de la población española estaría de acuerdo en volver a proclamar el Estado de Alarma si la ‘segunda ola’ de Covid-19 se generaliza y descontrola, mientras que un 43 por ciento aprobaría confinar de nuevo a toda la población, según los resultados de la segunda ronda del estudio ‘COSMO-SPAIN’, que coordina el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) desde el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) y que está impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La medida con más aceptación en caso de segundo brote generalizado sería ‘unificar la normativa y las restricciones a nivel nacional’, con un 63 por ciento de la población totalmente de acuerdo, seguida de ‘confinar las zonas más afectadas’ (62 por ciento).

Según los resultados, las medidas adoptadas durante la pandemia que mayor acuerdo generan son el uso obligatorio de mascarilla (80 por ciento de acuerdo) y las restricciones de aforo y horario en bares, restaurantes y locales de ocio: únicamente un 10 por ciento de la población dice estar en desacuerdo con las restricciones de aforo en bares y restaurantes, mientras que un 14 por ciento no está de acuerdo con esta medida.

El 42 por ciento de los encuestados está de acuerdo con la apertura de los centros educativos. Mantener la libertad de movimientos entre provincias se consideraba una buena medida para el 40 por ciento, pero el movimiento libre entre países genera más desacuerdo.

Sobre la vacunación, en la ronda 1, realizada a finales de julio, el 70 por ciento de los encuestados decía estar de acuerdo en vacunarse de forma inmediata si ya hubiera una vacuna disponible y estuviera indicada por las autoridades. En esta segunda ronda, el porcentaje desciende y se sitúa en un 43 por ciento. Entre las razones que las personas encuestadas arguyen son ‘riesgos para la salud’ (59 por ciento) y ‘creo que no será eficaz’ (16 por ciento).

Con respecto al uso de una aplicación gratuita de rastreo para el teléfono móvil que le advirtiera si puede haber sido infectado con el COVID-19, el porcentaje de la población que dice que se la descargaría se mantiene en más del 55 por ciento.

El 60% tiene mucha preocupación por la Covid-19

La preocupación de la población respecto a la pandemia sigue siendo elevada: el 60 por ciento de las personas participantes indican ‘mucha o muchísima’ preocupación por la Covid-19. En todo caso, el nivel de preocupación ha disminuido respecto a la encuesta anterior, e incluso ha aumentado levemente el porcentaje de encuestados que dicen que el virus y la enfermedad les preocupa ‘poco o nada’.

Las principales preocupaciones se mantienen similares a la ronda anterior (posible saturación de servicios sanitarios, gente que no utiliza mascarilla, hipotéticos nuevos confinamientos), pero aumentan la preocupación por la situación económica y laboral: por ejemplo, a uno de cada dos encuestados le preocupa mucho poder perder su trabajo.

Además, situaciones que preocupaban menos a la población en la primera ronda del estudio (realizada entre el 27 de julio y el 3 de agosto), como la salud física y mental, salir a la calle o el cierre de centros educativos, han aumentado en esta segunda ronda.

En general, la percepción de la población sobre la evolución de la pandemia ha empeorado: un 47 por ciento de los encuestados cree que lo peor de la pandemia está por venir y un 31 por ciento que ahora (por finales de septiembre) se está viviendo lo peor. Sin embargo, la percepción sobre la gravedad que tendría la enfermedad en caso de contagiarse ha descendido: un 39 por ciento considera que sería ‘grave o muy grave’, frente a un 43 por ciento de la encuesta anterior, y solo un 27 por ciento de la población cree que sus probabilidades de contagio son elevadas o muy elevadas.

Por otro lado, ha aumentado un 5 por ciento la población que percibe como ‘difícil o muy difícil’ evitar el contagio y la infección. En torno a un 75 por ciento de los participantes considera que existe una alta probabilidad de contagio en sitios concurridos en espacios cerrados; la percepción del riesgo se reduce cuando el sitio, a pesar de ser concurrido, es un espacio abierto (52 por ciento). Utilizar el transporte público, reunirse con familiares o amigos en casa o acudir a un centro sanitario siguen siendo situaciones en las que la precepción del riesgo de contagiarse es alta. Además, el 48 por ciento de la población cree que es probable contagiarse en los centros educativos y el 45 por ciento al trabajar presencialmente.