Los contagios por la cepa de Brasil empiezan a dispararse

Causa ya junto con la variante surafricana un 4% de las nuevas infecciones y emerge con fuerza en regiones como el País Vasco

Interior de la UCI del Hospital 12 de Octubre, de Madrid
Interior de la UCI del Hospital 12 de Octubre, de MadridRuben mondelo .La razon .

Aunque el foco está puesto en la posible llegada a España de la nueva variante del virus SARS-CoV-2 que devasta India, hay otra cepa que preocupa si cabe más estos días a las autoridades sanitarias de nuestro país: la P.1, más conocida como variante brasileña. Procedente de la región de Manaos, esta variación golpea con fuerza al país suramericano y a otros estados vecinos, y también presenta una alta prevalencia en la región de Umbría, en Italia.

Su presencia en España parecía menor. Hasta la semana pasada el Ministerio de Sanidad contabilizaba 79 casos vinculados a ella, distribuidos en siete esporádicos y nueve brotes con 72 implicados. Sin embargo, las alarmas se han disparado tras confirmar el Gobierno vasco la detección de 280 casos de la brasileña y otros 64 de la sudafricana.

La cepa brasileña es más transmisible y muestra un escape a la respuesta inmune, lo que debilitaría la protección que confieren tanto la infección natural como las vacunas que se están administrando en España, y podría ser uno de los detonantes de la mala situación epidemiológica que sufre esta comunidad. El País Vasco es el territorio con mayor incidencia de Covid-19. Según los datos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES), registra 516,68 infecciones diagnosticadas en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes, mientras que Madrid, con mucha mayor movilidad, contabiliza 388,12. La media del país se encuentra en 230,07. La consejera de Sanidad del País Vasco, Gotzone Sagardui, ha tratado de quitar hierro a esta expansión al asegurar que las cifras no permiten decir que tanto esta variante como la sudafricana estén ocupando un espacio dentro de la situación epidemiológica. Sin embargo, los expertos temen que haya muchos más casos de los contabilizados por la escasa capacidad de secuenciación genética en España, y creen que puede estar produciéndose infección comunitaria, al no hallarse vínculo entre las infecciones y su país de origen.

El Ministerio de Sanidad se mantiene críptico, pero ha introducido un cambio importante en su última actualización de la situación epidemiológica de las variantes. En estos informes Sanidad concretaba los casos provocados por cada una. En el último elude dar dicha cifra en el apartado relativo a la brasileña y sudafricana, y opta por un lenguaje especializado.

En concreto, el epígrafe relativo a las variantes B.1.351 (la sudafricana) y P.1 (la brasileña de Manaos) subraya que «un número cada vez mayor de laboratorios está empezando a utilizar pruebas de PCR capaces de identificar muestras compatibles con variantes B.1.351 o P.1», especificando que en la mayoría de los casos no es posible diferenciar entre ambas. Sanidad añade que «estos datos empiezan a estar disponibles para una serie de comunidades, aunque hay que tener en cuenta que no en todos los casos se someten al cribado muestras seleccionadas aleatoriamente, de manera que los porcentajes pueden estar sobreestimados en algunas semanas debido a la sobrerrepresentación de muestras en la investigación de brotes».

En este sentido, concluye que en la semana 15 de este año, la primera en la que se recogen estos datos de forma centralizada, «se cuenta con datos disponibles de seis comunidades autónomas». ¿Cuáles son? No lo dice, pero sí apunta que en ellas, el porcentaje de resultados compatibles con variantes B.1351 y P.1 está entre el 0,3% y e 4,1%. En otras palabras: el impacto de estas variantes es mucho mayor del que se conocía hasta ahora.

Francesc Pujol, un economista seguido por centenares de sanitarios en Twitter durante toda la pandemia por la agudeza de sus análisis sobre la Covid-19 en base a las estadísticas oficiales, da por hecho en la red que en el País Vasco hay «transmisión local y notable», y recuerda que algunas vacunas son muy poco eficaces frente a esta variante. También se pregunta si las comunidades se pondrán en situación de alerta en el rastreo y aislamiento de casos y de secuenciación.