China asegura haber encontrado 24 tipos de coronavirus desconocidos en murciélagos

Una de las muestras es genéticamente muy similar al virus SARS-Cov-2. La Universidad de Oxford prueba que no se vendían murciélagos en los mercados de Wuhan

Los murciélagos tienen mala fama respecto al salto de nuevos virus al ser humano, pero lo cierto es que cualquier animal es susceptible de transferirnos sus enfermedades.
Los murciélagos tienen mala fama respecto al salto de nuevos virus al ser humano, pero lo cierto es que cualquier animal es susceptible de transferirnos sus enfermedades. la razonla razon

Investigadores chinos aseguran haber encontrado 24 coronavirus diferentes desconocidos en murciélagos. Los científicos de la Universidad de Shandong afirman que los hallazgos en una pequeña región de la provincia de Yunnan, en el suroeste de China, muestran que existe una ‘diversidad notable’ de coronavirus de murciélagos que podrían propagarse a los humanos, según recoge ‘Daily Mail’.

Los investigadores chinos recolectaron muestras entre mayo de 2019 y noviembre de 2020 de murciélagos ubicados en el condado de Mengla, provincia de Yunnan. Analizaron sus heces y orina y tomaron hisopos de la boca. ”En total, reunimos 24 nuevos genomas de 341 coronavirus de diferentes especies de murciélagos, incluidos cuatro coronavirus similares al SARS-CoV-2 ’', escribieron los investigadores en su informe, que se publicó en la revista Cell el jueves.

“Estos resultados demuestran claramente que los virus estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2 continúan circulando en las poblaciones de murciélagos, y en algunas regiones pueden ocurrir con una frecuencia relativamente alta”, afirmaron los investigadores. Una de las muestras, tomada de una especie de murciélago de herradura, era genéticamente muy similar al virus SARS-Cov-2 y es la segunda cepa más cercana al coronavirus.

“Nuestro estudio destaca la notable diversidad de coronavirus de murciélago a escala local, incluidos los parientes cercanos tanto del SARS-CoV-2 como del SARS-CoV”, dijeron los investigadores, que sugirieron que el coronavirus podría haber evolucionado naturalmente de animales a humanos, en lugar de provenir de una fuga de laboratorio de Wuhan, como afirman algunas teorías.

“Los murciélagos son reservorios bien conocidos que causan enfermedades graves en los seres humanos y se han asociado con la propagación del virus Hendra, el virus de Marburg, el virus del Ébola y, sobre todo, los coronavirus”, publican en su informe. “Aparte de los murciélagos y los humanos, los coronavirus pueden infectar a una amplia gama de animales domésticos y salvajes, incluidos cerdos, vacas, ratones, gatos, perros, pollos, ciervos y erizos”.

Dudas sobre el origen del virus

Las afirmaciones de los investigadores chinos se producen un día después de que un estudio dirigido por la Universidad de Oxford afirmara que no se vendían murciélagos ni pangolines en los mercados de Wuhan inmediatamente antes de que comenzara la pandemia de coronavirus .

La investigación documenta una colección de casi 50.000 animales de 38 especies, incluidos tejones y jabalíes, pavos reales y víboras de pozo, comercializados en los mercados de animales de la ciudad china desde 2017 hasta noviembre de 2019.

El equipo no encontró “evidencia” de que se mantuviera un solo murciélago o pangolín en el mercado, lo que los llevó a concluir que estas especies, a las que con frecuencia se culpa por Covid-19, “no eran el probable huésped de propagación en la fuente del coronavirus’'.

En cambio, argumentaron que las decenas de animales salvajes mantenidos en jaulas sucias y descuidados por los comerciantes proporcionaban una gran cantidad de rutas para que Covid-19 pasara a los humanos.

“Nuestros datos no pueden determinar cómo los humanos se infectaron con Covid-19, solo que el contacto directo con pangolines o murciélagos en estos mercados parece altamente inverosímil”, explicó Chris Newman, de la Universidad de Oxford.

Los autores, cuyo trabajo fue publicado el pasado miércoles en Scientific Reports, dijeron que los miles de animales que se comercializaron en Wuhan eran “capaces de albergar una amplia gama de enfermedades zoonóticas infecciosas o parásitos que delatan enfermedades ’'.

China afirma que desde entonces ha tomado medidas enérgicas contra estos focos de enfermedades, prohibiendo la venta de animales vivos, pero más de un año después del primer brote, la gente todavía acude a estos mercados para comprar alimentos, incluidos peces vivos, ranas y tortugas. Los autores del estudio escribieron que existe un deseo persistente entre los chinos de comerciar con las llamadas ‘especies carismáticas’ que se consideran ‘artículos de lujo’.

“En gran parte, esto se debe a que la legislación protectora no se ha aplicado de manera consistente, lo que fomenta un desprecio indiferente por la explotación de la vida silvestre”, dice el estudio. El profesor Macdonald le dijo a The Times: “Con estas enormes concentraciones de diversas especies bajo un mismo techo, es cuestión de tiempo que alguna otra enfermedad no deseada se infiltre en la población humana”.