Un “erudito” palestino dice que las mujeres no pueden ser juezas porque no pueden sentenciar y ver una decapitación

También les niega ala posibilidad, “por su propia naturaleza”, de encabezar un Gobierno

eEl "erudito" palestino (Memri)
eEl "erudito" palestino (Memri)jmzeru

Un “erudito” islámico palestino, un tal Sheikh Abd Al-Bari Khilla, ha dicho, en una televisión de Gaza, que las mujeres, por naturaleza, no están capacitadas para juzgar los casos de castigos islámicos y la pena de muerte, ya que no pueden soportar ver la ejecución de un asesino y que pueden fallar en contra de la flagelación de un “criminal” que bebió alcohol. El “erudito” da por hecho que los magistrados masculinos están encantados de contemplar la ejecución de una pena de muerte por un sistema tan bárbaro y que se azote a alguien por tomarse una copa.

Agregó, según informa Memri, que él, y cualquier otra persona, preferiría tener un primer ministro masculino en lugar de una mujer porque las mujeres son naturalmente menos adecuadas para ese puesto.

“Las mujeres pueden trabajar en cualquier profesión que sea apropiada para ellas. Existe un desacuerdo sobre si las mujeres pueden ser jueces o no. Podemos decir que las mujeres pueden juzgar en asuntos que no involucran al Islam castigos y pena de muerte. “sto no es para degradarlas. Es simplemente porque la naturaleza de las mujeres no es adecuada para eso”, subrayó.

E insiste: “tomemos la pena de muerte, por ejemplo. Digamos que queremos decapitar a un asesino. ¿Pueden las mujeres ver eso? Por lo general, no. Tal vez hay algunas mujeres fuertes y masculinas que pueden hacerlo, pero la mayoría de las mujeres no. Incluso algunos hombres no pueden ver [las ejecuciones], tanto más las mujeres. “O digamos que queremos azotar a alguien que bebió alcohol. Una jueza diría: ‘No, el pobre ...’ ¿Un juez lo llamaría ‘un pobre’? Estamos hablando de un criminal”.

Para concluir, señala que “si me preguntas si prefiero que el primer ministro sea un hombre o una mujer, obviamente cualquiera te diría que prefiere a un hombre, no por prejuicios a favor de los hombres, sino porque la naturaleza de las mujeres no suele ser adecuada para ser una mujer primer ministro.”