El misterio caso del “puente de los perros suicidas”

Hay alrededor de 600 perros que han saltado desde el Puente Overtoun, de acuerdo con los datos que ofrecen los medios locales

Puente de Overtoun, más conocido como "el puente de los perros suicidas"
Puente de Overtoun, más conocido como "el puente de los perros suicidas" FOTO: La Razón (Custom Credit)

¿Es posible el suicidio canino? Los veterinarios más conservadores lo niegan en rotundo. Aseguran que sí que es posible que sucedan accidentes; y que por ejemplo, un perro demasiado alterado pierda de vista los límites seguros y caiga desde una gran altura. Pero aseguran que no se puede hablar de suicidio, porque los perros no tienen ningún pensamiento complejo sobre su existencia.

Cuando suceden este tipo de situaciones, los dueños del animal tratan de buscar una explicación, y los etólogos (ciencia que estudia el comportamiento de los canes) desmitifican estas “respuestas románticas” a un hecho que es puramente fortuito o accidental.

Sin embargo, hay un misterio que los etólogos, los veterinarios y los especialistas no han conseguido desmitificar. Sucede en el Puente Overtoun, considerado como una verdadera maravilla de la ingeniería victoriana que está situado en un pueblo llamado Milton, en el noreste de Glasgow (Escocia).

Al parecer, este puente tiene un curioso (y terrible) efecto sobre los perros que lo cruzan: cuando estos se encuentran en el punto exacto entre las dos orillas, sienten la irrefrenable necesidad de saltar al vacío.

El puente que conecta con la Casa Overtoun atraviesa un profundo barranco de 15 metros
El puente que conecta con la Casa Overtoun atraviesa un profundo barranco de 15 metros FOTO: La Razón (Custom Credit)

“El puente de los perros suicidas”

Los primeros suicidios caninos del Puente Overtoun tuvieron lugar a mediados de los años 50; y desde entonces, ya son decenas las muertes que se han dado por este mismo motivo. De acuerdo con los datos que ofrecen los medios locales, hay alrededor de 600 perros que han saltado estos 15 metros de altura, aunque algunos de ellos han sobrevivido.

Especialistas de todo tipo se han interesado por el tema... y han formulado algunas teorías que podrían explicar porqué los perros podrían llegar a sentir la necesidad de saltar desde lo alto del puente.

La hipótesis más científica (y la más aceptada), es que todos los instintos primarios de los canes se despiertan porque sienten la presencia de hurones, visones y otros pequeños mamíferos que fueron introducidos en la región durante los años cincuenta; lo que, unido a su pésima visión espacial; provoque que estos se lancen a por sus presas. Con resultados fatales.

Sin embargo, esta teoría también tiene algunos huecos. Hay muchos puentes en la misma región y en ninguno ocurre lo que mismo que en el de Overtoun. Y hay muchos otros lugares del planeta donde también hay multitud de pequeños mamíferos alrededor de los puentes, y en ninguno de estos lugares ocurre lo mismo.

Entonces, ¿por qué solo ocurre en el Puente Overtoun?, ¿y por qué siempre desde el mismo punto?

Puente de Overtoun, más conocido como "el puente de los perros suicidas"
Puente de Overtoun, más conocido como "el puente de los perros suicidas" FOTO: La Razón (Custom Credit)

¿Una explicación paranormal?

Son tantas las cosas a las que la ciencia no ha sabido dar una respuesta definitiva, que los ciudadanos de Milton han desarrollado otras teorías... a las que podríamos calificar de “exóticas”. Algunos sugieren que el puente que conecta a la Casa Overton está maldito. De hecho, esta teoría tiene bastante aceptación porque muchos de los vecinos (y algún que otro investigador) aseguran haber sentido una “extraña sensación” al cruzarlo.

Uno de los locales, el profesor de religión y filosofía, Paul Owens, escribió un libro donde postulaba otra teoría. En concreto, culpa al fantasma de la “Dama Blanca de Overtoun”, una mujer que entró en depresión después del fallecimiento de su marido y que murió en el año 1908... y que desde entonces, está vagando desconsolada por el puente.

“Lo más probable es que estén viendo el fantasma de la Dama Blanca de Overtoun, obligándolos a tirarse desde los muros del puente. Los perros pueden sentir cosas que no podemos, como una presencia que les obliga a saltar. Los impulsa”, explica Owens en su libro.

El mismo Paul Owens aseguró en una entrevista con el diario The Sun, que él también había sentido esa fuerza sobrenatural que trató de empujarlo por el puente: “Yo estaba de pie en el puente Overtoun hace dos años, cuando sentí una presencia” (...) “Algo o alguien estaba intentando empujarme desde el puente, al igual que a los perros” (...) “Es un extraño lugar. Una de las cosas que me llamó la atención es que puede parecer muy tranquilo, pero puede cambiar en cualquier momento”, explicaba Owens.

Otro episodio que también añade cierto cariz siniestro a la historia del puente de Overtoun, es el que ocurrió durante el mes de octubre del año 1994, cuando un hombre arrojó a su bebé de dos semanas desde el puente porque creía que el recién nacido era la encarnación del Diablo.