Comienza la ciclogénesis explosiva Barra: alerta en 15 comunidades autónomas

La nueva borrasca traerá nevadas copiosas y fuertes rachas de viento. Los días meteorológicamente más adversos serán miércoles y jueves

El puente de la Constitución y la Inmaculada se despide este miércoles con un frente frío asociado a una borrasca muy profunda llamada ‘Barra’ que dejará abundantes precipitaciones, fuertes rachas de viento, frío y nevadas en buena parte del país.

Un total de 35 provincias españolas, repartidas por 15 comunidades autónomas, así como Melilla, tienen avisos por fenómenos meteorológicos en el día más adverso de la semana. Las nevadas afectarán a las montañas y zonas aledañas de la mitad norte peninsular; el viento soplará con fuerza en el interior norte y este peninsular, así como en Baleares; el riesgo de aludes es para el Pirineo navarro y oscense, y el valle de Arán, y la mala mar estará presente en todo el litoral peninsular y balear salvo la costa atlántica andaluza, la malagueña y la murciana, según la predicción de la Aemet, recogida por Servimedia.

Ello se debe a la influencia de la borrasca profunda Barra, que sufrió un proceso de ciclogénesis explosiva y que este miércoles está sobre las islas británicas. Un frente frío asociado a esa perturbación comenzó este martes a atravesar la península de noroeste a sureste y terminará de hacerlo este miércoles. Tras el paso de ese sistema frontal se creará “un pasillo de vientos húmedos y fríos del noroeste” entre la borrasca Barra y el anticiclón de las Azores, y ese flujo causará “un acusado descenso de las temperaturas”, especialmente del extremo norte, según el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo.

Además, el temporal dificultará la vuelta a casa de los ciudadanos que apuren la vuelta a casa por el puente de diciembre porque este miércoles se esperan nevadas en cotas relativamente bajas de 500 metros en la mitad norte peninsular donde las temperaturas se desplomarán hasta 10 grados con respecto a este martes, todo ello acompañado con una creciente sensación invernal por vientos intensos. Solamente Canarias y el suroeste peninsular se librarán del tiempo adverso.

Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) pidió el pasado lunes a los ciudadanos que salieron de casa a disfrutar del puente en la mitad norte peninsular que adelantaran su regreso si tienen que circular por carretera ante la previsión de nevadas para este miércoles, pues la nieve podría dificultar la circulación no sólo en carreteras secundarias, sino también en vías de alta capacidad.

MIÉRCOLES

La borrasca Barra se situará este miércoles sobre las islas británicas y el frente asociado atravesará la península desde el noroeste hasta la mitad sureste peninsular y Baleares. Ese sistema frontal se irá debilitando, pero establecerá un flujo del oeste o noroeste frío, húmedo e inestable.

Así, se esperan chubascos generalizados, abundantes y con alguna tormenta ocasional en Galicia, Cantábrico y Pirineos, que podrían ser localmente persistentes en el litoral cantábrico. La cota de nieve bajará a entre 500 y 1.000 metros en el extremo norte peninsular, de 600 a 1.000 en el centro y entre 900 y 1.200 en el sudeste, por lo que se esperan nevadas en todos los sistemas montañosos y también en páramos de la Meseta Norte y este de la Meseta Sur. Serán copiosas en la Cordillera Cantábrica occidental, zonas del Pirineo y, puntualmente, no se pueden descartar del todo en zonas litorales de las provincias cantábricas.

JUEVES

En cuanto a este jueves, se esperan precipitaciones en el tercio norte peninsular, que podrán ser localmente fuertes y/o persistentes en el área cantábrica, y que se extenderán a los sistemas Central, Ibérico y Penibético.

La cota de nieve ascenderá a 1.300 metros en Pirineos y el área cantábrica oriental, 2.000 en la Cantábrica occidental, 1.600 en el centro y de 900 a 1.200 en el sudeste. Las nevadas podrían ser copiosas en el tercio norte peninsular un día más.

MEJORÍA DESDE EL VIERNES

A partir del viernes habrá una tendencia hacia la estabilización en gran parte de la península, aunque ese día persistirán las lluvias por la mañana y las nevadas se quedarán restringidas a los Pirineos. A esta mejoría contribuirá un ascenso generalizado de las temperaturas, sobre todo en el este, el sureste y el interior de la península, con lo que de madrugada sólo helará débilmente en zonas montañosas.

Y este fin de semana se esperan lluvias débiles en el extremo norte peninsular, algo más intensas y en forma de en Pirineos. El domingo podría llover en el oeste de Galicia.