Enfermería será la profesión sanitaria más demandada en 2022 y dermatólogo, la más cotizada

Un estudio analiza los puestos laborales más buscados y retribuidos en el sector

Las enfermeras que trabajan en la UCI necesitan tener una formación ultraespecializada
Las enfermeras que trabajan en la UCI necesitan tener una formación ultraespecializada FOTO: Eduardo Parra Europa Press

Según el ‘XVII Informe Los+Buscados 2022′, de la consultora Spring Professional, la profesión más demandada en el sector salud este año será la de enfermero, mientras que la más cotizada será la de dermatólogo.

De hecho, los enfermeros están entre los más demandados en general, junto con abogados, ingenieros de desarrollo y analistas financieros, según la consultora de selección de mandos intermedios, medios y directivos del grupo Adecco.

En cuanto a la profesión de enfermería, cabe destacar que, en el año 2020, con especial fuerza desde el estallido de la pandemia derivada de la Covid-19, su labor ha seguido siendo una de las necesidades más demandadas dentro del sector sanitario.

Su función es una de las más importantes tanto en empresas públicas como en privadas o concertadas. No obstante, enfermeros de mutua laboral y especialistas del trabajo para Servicios de Prevención Ajeno han tenido un papel muy importante también en 2021 y así será también en 2022, según este informe.

Así, Enfermería del trabajo, Enfermería asistencial de mutua laboral, Cuidados Intensivos (UCI), Quirófano, Geriatría y Hospitalización son ejemplos de los campos de trabajo dentro de los que los perfiles de enfermería son más demandados. Asimismo, puestos de gestión y coordinación también han sido y son necesarios, pues son perfiles que además requieren de experiencia y ‘soft skills’ adicionales al perfil técnico.

La misión principal de las posiciones de enfermería varía en función de la especialidad requerida, el ámbito o tipo de hospital especializado, así como de si es un perfil asistencial o de coordinación/dirección.

Dentro de todas las ramas de trabajo posibles, el trabajo de los enfermeros es muy variado. Junto a los médicos y demás personal sanitario, se ocupan del cuidado y el bienestar de los pacientes.

Así, las características que se requieren en las vacantes dirigidas a un profesional de Enfermería son: formación (licenciatura o grado en Enfermería); especialidad/EIR, en función del campo de trabajo requerido y contar con formación complementaria en la especialidad requerida.

En cuanto a la experiencia, según el informe, se suele valorar contar con experiencia previa de 1 a 2 años en el desarrollo de funciones similares.

Además, la banda salarial para este tipo de perfiles puede variar de los 26.000 a los 50.000 euros brutos al año, en función del tipo de especialidad y si es un perfil asistencial o de gestión.

En cuanto a los demandantes, destacan las compañías sanitarias que demandan a estos profesionales: desde hospitales privados y públicos, centros de salud, servicios de prevención o mutuas.

Cada vez se crean más clínicas privadas y con ello, la figura del dermatólogo se va posicionando cada año como una de las más cotizadas dentro del sector sanitario.

Este profesional puede trabajar tanto en clínica privada como en hospital público. En España, a diferencia de en otros países, es una especialidad clínico-quirúrgica, lo que hace que facilitar homologaciones de la especialidad sea imposible. Esto genera que cada vez se vuelva una profesión más cotizada.

El especialista en Dermatología, además de saber diagnosticar y tratar las enfermedades de la piel, posee conocimientos de cirugía y otras especialidades médicas, incluyendo reumatología, inmunología, neurología, enfermedades infecciosas y endocrinología.

Los requisitos más comunes para esta posición son: licenciatura o Grado en Medicina, MIR en Dermatología y Venereología u homologación de la especialidad en España, formación especializada y ‘fellows’ en subespecialidades concretas son valorables. Además, se tiene en cuenta de manera muy positiva el conocimiento de algún idioma extra en algunas clínicas con pacientes extranjeros.

La retribución de este tipo de perfiles en compañías de la industria sanitaria oscila entre 70.000 y 120.000 euros anuales de salario fijo y los demandantes, principalmente, son las clínicas privadas, hospitales públicos y privados y mutuas sanitarias, informa Ep.