Igualdad y autonomías sellan la unión contra la violencia machista

Se comprometen a alcanzar un acuerdo de financiación y detección precoz

LAS ROZAS (C. DE MADRID), 31/03/2022.- La Guardia Civil y la Policía Local de Las Rozas (Madrid) buscan la mochila con la que el menor de 15 años detenido como presunto autor de la muerte de una mujer de 41, pareja de su abuelo, se fue del domicilio familiar en este municipio, donde el cadáver de la víctima apareció en una bañera. En la imagen, agentes de la Guardia Civil a las puertas del inmueble. EFE/Rodrigo Jiménez
LAS ROZAS (C. DE MADRID), 31/03/2022.- La Guardia Civil y la Policía Local de Las Rozas (Madrid) buscan la mochila con la que el menor de 15 años detenido como presunto autor de la muerte de una mujer de 41, pareja de su abuelo, se fue del domicilio familiar en este municipio, donde el cadáver de la víctima apareció en una bañera. En la imagen, agentes de la Guardia Civil a las puertas del inmueble. EFE/Rodrigo Jiménez FOTO: Rodrigo Jiménez EFE

El Gobierno y las comunidades autónomas aprobaron ayer la creación de un grupo de trabajo con el que pretenden tener listo el próximo mes de julio un acuerdo «para trabajar de manera permanente contra la violencia machista», según explicó la secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, Ángela Rodríguez.

El Ministerio de Igualdad y las consejeras del ramo se reunieron en el Senado, en el contexto de una Conferencia Sectorial de Igualdad extraordinaria, para tratar la consolidación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, así como las medidas impulsadas por el departamento de Irene Montero en el decreto ley aprobado esta semana con motivo de la crisis provocada por la invasión de Rusia a Ucrania.

Durante su intervención ante los medios, Rodríguez celebró el «acuerdo» existente a pesar de las «declaraciones preocupantes» escuchadas últimamente por representantes institucionales, tanto a nivel estatal como autonómico. A su juicio, «era necesario» que en esta sectorial «mostrara a la ciudadanía y trasladase a las mujeres que existe un pacto que viene para quedarse, que es permanente, y que las instituciones y los gobiernos van a trabajar para que así sea».

Ese es el mensaje que, en su opinión, se proyecta con la aprobación de este grupo de trabajo que en los próximos meses de abril y mayo trabajará para poner sobre la mesa los «ejes fundamentales» a tratar dentro del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Los cuatro pilares

Estos, según apuntó Rodríguez, se van a centrar en cuatro aspectos: garantizar un sistema de financiación y una serie instrumentos administrativos que hagan estables todos los proyectos contra estas violencias; un refuerzo en la prevención y detección precoz de todas las formas de violencia (incluyendo la trata y la explotación sexual); mejorar las actuaciones frente «nuevas manifestaciones» de violencia, como la vicaria, la digital o la económica; y crear un sistema de rendición de cuentas y evaluación de los acuerdos alcanzados entre Gobierno y CCAA.

Según indicó la secretaria de Estado, el objetivo es llegar a junio para presentar las conclusiones alcanzadas por el grupo de trabajo ante la Comisión Técnica y el Observatorio Estatal contra la Violencia de Género y, ya en julio, aprobar este texto en la Sectorial.

«Así, en julio este año tendremos la capacidad de poner encima de la mesa un acuerdo para trabajar de manera permanente en la lucha contra la violencia machista», apuntó Rodríguez. Además, Gobierno y CCAA acordaron realizar un decálogo de buenas prácticas en esta materia, que se desarrollará en los meses de septiembre y octubre.

La número dos de Irene Montero ha insistido, en este sentido, en la «sintonía extrema» que se ha vivido en la reunión con las consejeras y ha agradecido la «generosidad» de las mismas. De hecho, ha descrito la reunión como «una habitación llena de mujeres feministas», algo que, ha considerado «muy relevante en el actual contexto de negacionismo sobre la violencia de género existente».

Rodríguez , además, advirtió de que los «discursos de vanalización» sobre este tema «no ayudan» a las víctimas, sino que sirven para «normalizar» la violencia hacia la mujer.