¿Cómo debo actuar si mi perro ha sido envenenado?

Hay muchos agentes tóxicos que podrían afectar a la salud de nuestra mascota. Y saber cómo debemos reaccionar en esta situación, podría llegar a salvarle la vida a nuestro perro

Un perro juega sobre el suelo
Son muchos los agentes tóxicos a los que se expone nuestro perro. Y es importante que sepamos actuar llegado el caso | Fuente: Pixabay FOTO: PicsbyFran / Pixabay

Los perros son animales curiosos y tienen la tendencia natural a echarse todo lo que pillan a la boca. Y ese es, por desgracia, el principal motivo detrás de la gran mayoría de los envenenamientos. Aunque también es posible que se vean expuestos a alguna sustancia tóxica por vía respiratoria o -incluso- por vía cutánea. Y si bien es cierto que es común escuchar la historia de un vecino desalmado que se dedica a dejar “trampas” para nuestras mascotas en el parque, la realidad es que la mayor parte de estas intoxicaciones suceden de forma absolutamente accidental.

Hay gente a la que le molestan los perros y pone veneno en los parques
Hay gente a la que le molestan los perros y pone veneno en los parques

Esto sucede porque existen muchos productos y muchas sustancias que pueden resultar extremadamente nocivos para la salud del animal. Y la realidad es que no podemos evitar totalmente el riesgo. Nuestro perro es un ser totalmente autónomo... y limitar el riesgo, implica limitar también su libertad de movimiento y acción. Por lo tanto, eliminar todos los peligros a los que se expone a lo largo de su vida, necesariamente implicaría mantenerlo absolutamente recluido. Ahora bien, debemos ser prudentes y procurar mantener nuestro hogar libre de estos agentes tóxicos. Pero sobre todo, debemos saber cómo actuar si se da el caso:

¿Cómo identificar un posible envenenamiento?

Lo más común es que se trate de algún alimento en mal estado o que tenga un efecto tóxico en perros (como el chocolate). Aunque también sucede con productos de limpieza, insecticidas, medicamentos, pesticidas, fertilizantes, alcohol, pinturas industriales y plantas o insectos venenosos. En realidad, las posibles causas son infinitas... y cada una de ellas dará lugar a un cuadro sintomático diferente. No obstante, hay algunas señales claras -que pueden manifestarse rápidamente o tardar unas cuantas horas- que pueden evidenciar un posible envenenamiento:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor estomacal
  • Quejas intensas
  • Mareos y Fiebre
  • Convulsiones o parálisis
  • Sed excesiva
  • Taquicardia
  • Somnolencia intensa
  • Debilidad general y falta de coordinación
  • Piel inflamada
  • Ojos rojos

Como hemos señalado, hay muchos agentes tóxicos que podrían afectar a la salud de nuestra mascota. Y conocer cuál ha sido el que ha dado pie a la reacción, puede llegar a salvarle la vida a nuestro perro. Por ese motivo, si tenemos la suerte de haberlo identificado, debemos tomar una muestra (o el envase que lo contiene) para mostrársela al veterinario cuando sea posible. Y si el animal vomita a causa de la reacción, también es recomendable que guardemos una pequeña muestra.

¿Cómo debemos actuar?

Tu perro no es una simple mascota, es familia. Y es normal que, ante una situación tan crítica, te sientas profundamente asustado. Sin embargo, debes recordar que perder los nervios no resolverá el problema... incluso podría empeorarlo. Así que, antes de tomar ninguna decisión, recuerda que debes mantener la calma. De esta forma, serás capaz de actuar con serenidad y -sobre todo- con eficacia.

Veterinario haciendo un chequeo a un perro
Veterinario haciendo un chequeo a un perro FOTO: www.delightimages.com

Como es lógico, ante un cuadro de envenenamiento más o menos crítico, estarás absolutamente confundido e inseguro a cada paso que des. Por eso, el principal objetivo que debes marcarte es el de poner al animal en las manos de un veterinario... que sabrá mucho mejor que nosotros cómo proceder. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que no podremos llevar al animal a la clínica veterinaria tan rápido como nos gustaría. Y en esos casos, debemos tratar de ponernos en contacto con un veterinario por vía telemática. Si contamos con el asesoramiento de un profesional, y es él (o ella) quien guía nuestros pasos, tendremos la seguridad de que lo estamos haciendo todo bien.

Si el perro está consciente y sabemos que el agente tóxico que ha causado el envenenamiento ha sido ingerido por vía oral, debemos provocarle el vómito. Para conseguirlo, podemos echar mano de una cuchara o de una jeringuilla con agua y sal. Si en cinco minutos no ha sido capaz de vomitar, puedes volver a darle un poco más de la mezcla. Y si tenemos la certeza de que el envenenamiento ha sido por vía cutánea, debemos cepillar y bañar al animal; de forma que no quede ningún residuo en su piel que pueda empeorar la intoxicación.

Ahora bien, si no tenemos claro cuál ha sido el producto o la sustancia que ha dado lugar a este cuadro sintomático o si el animal no está consciente; no intentes provocar el vómito y no pierdas el tiempo limpiándole. Si ha tragado un objeto cortopunzante podríamos hacer más mal que bien. Y si no está consciente o no es capaz de deglutir con relativa normalidad, podríamos provocar una neumonía por aspiración... lo que también podría empeorar una situación que ya de por sí crítica.

En estos casos, lo mejor que podemos hacer es llevar a nuestro perro a un espacio abierto y bien ventilado, dejando los orificios nasales libres para que pueda respirar con la máxima normalidad posible. Asimismo, también es aconsejable dejar a su alcance un poco de agua. Esto podría reducir el impacto del veneno en su organismo. Y mientras que el perro está descansando, todos nuestros esfuerzos se deben orientar a conseguir la ayuda de un experto.

PERRO ASUSTADO
PERRO ASUSTADO FOTO: Dreamstime Dreamstime

IMPORTANTE: No le ofrezcas comida y no le suministres ningún tipo de medicamento (si no es bajo la prescripción expresa de un profesional, claro). Recuerda que hay algunos fármacos que pueden ser de mucha utilidad en humanos, pero que pueden resultar tremendamente nocivos para los perros.