El 65% de las españolas ha tomado la píldora alguna vez

Un estudio afirma que 3 de cada 10 mujeres han tenido que dejar de utilizarla en alguna ocasión por no disponer de receta

píldora
La encuesta sobre el método anticonceptivo se realizó a 1.000 mujeres de entre 18 y 45 años FOTO: Dreamstime .

La píldora anticonceptiva, que toman el 38,3% de las mujeres en España, es el método más utilizado en nuestro país, por detrás del preservativo. Este porcentaje sube hasta el 64,9% entre aquellas féminas que la han tomado en algún momento de su vida, y muchas confiesan haber encontrado dificultades para adquirirla, ya que es necesaria receta médica. Por este motivo, cerca de 3 de cada 10 mujeres han tenido que dejar de tomarla en alguna ocasión por no poder acudir al médico a por la receta (26%) y un 23,7% por haberla perdido o no llevarla cuando acudían a la farmacia.

Estos datos corresponden a una encuesta que ha sido realizada por la agencia de investigación 40dB para HRA Pharma entre 1.000 mujeres de entre 18 y 45 años, que se proponía cuantificar las dificultades a las que se enfrentan las mujeres en el acceso a la anticoncepción oral en España y testar su percepción sobre la posibilidad de acceder a la misma sin prescripción. El estudio fue presentado por el doctor Rafael Sánchez Borrego, ginecólogo y director médico en la clínica Diatros, durante el X Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, celebrado por SEFAC (Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria) en Madrid.

Entre las conclusiones más destacadas del estudio se encuentra que la gran mayoría de las féminas consultadas (el 64,4%) consideran que obtener la píldora sin receta reduciría los embarazos no deseados. Interrumpir la toma de la medicación ha supuesto que 6 de cada 10 consideren haber estado en riesgo de embarazo no deseado (el 57,8%). Pero la gravedad de las consecuencias aumenta, ya que 1 de cada 10 mujeres confiesan haber tenido un embarazo no planificado (11,9%) por haber pausado la toma del fármaco, y cerca de la mitad haber tenido que abortar debido a ese embarazo (43%).

La encuesta recoge también las dificultades a las que se enfrentan las mujeres para conseguir la píldora anticonceptiva. En este sentido, el 51,9% ha intentado que comprarla sin receta en alguna ocasión, y al 46,6% de las mujeres les han puesto impedimentos para conseguirla.

El estudio señala asimismo que a la gran mayoría de las féminas les daría mucha libertad (65,9%) y tranquilidad (68,5%) el hecho de saber que no van a encontrar trabas a la hora de acceder a este anticonceptivo sin prescripción médicas. Además, también opinan que no tener que acudir o llamar al médico para pedir o renovar la receta las ahorraría tiempo (72,9%).

Reclasificar el fármaco

Por ese motivo, los responsables de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC) instaron en el X Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios a las autoridades a reflexionar sobre la necesidad de reclasificar este medicamento.

«Se trata de una encuesta que nos debería hacer reflexionar sobre el actual sistema existente en torno a la anticoncepción oral de uso regular en España. Los datos demuestran que las mujeres se sentirían igual de seguras que si se la recetasen, pero es que además ahorrarían tiempo y también sentirían mayor libertad para poder decidir sobre su propia salud sexual y reproductiva», comentó el doctor Rafael Sánchez Borrego.

Y añadió que «quizá es el momento de empezar a plantearnos este tipo de escenarios en la sanidad española para facilitar el día a día a todas las mujeres que lo deseen, sobre todo teniendo en cuenta que este medicamento es seguro y está perfectamente consolidado, ya que lleva casi treinta años en el mercado», destacó este profesional.

Por su parte, la directora general de HRA Pharma para España y Portugal, Inés Correia, aseguró que los resultados expresados por las mujeres españolas no son más que el reflejo del día a día en el ámbito médico y farmacéutico, «una realidad social que ha abierto un proceso de reflexión profunda entre los profesionales sanitarios, que vienen a coincidir en la necesidad de hallar un consenso sobre este asunto».