Sanidad considera que el riesgo de poliovirus en España es “muy bajo”

Pese a ello, no descarta su introducción, como ha pasado en otros países europeos como Reino Unido

Campaña de vacunación frente a la polio en Karachi (Pakistan). A 24 de octubre de 2022
Campaña de vacunación frente a la polio en Karachi (Pakistan). A 24 de octubre de 2022 FOTO: SHAHZAIB AKBER EFE

Aunque la probabilidad de introducción de poliovirus (PV) en España es considerable, el alto nivel de inmunidad minimizaría la posibilidad de circulación de la poliomielitis en la población, señala el Ministerio de Sanidad que considera que, “en la actualidad”, el riesgo de trasmisión es “muy bajo”.

“Las altas coberturas de vacunación, la calidad de los sistemas de vigilancia y la alta capacidad de detección y respuesta a posibles eventos relacionados con poliovirus en nuestro país, junto con los elevados estándares de saneamiento ambiental, hacen que el riesgo de transmisión en España se considere muy bajo”, afirma un informe publicado este martes al que ha tenido acceso Europa Press.

Si bien, Sanidad recomienda reforzar las actividades de vigilancia y mantener óptimas coberturas de vacunación- más del 95% con primovacunación desde el año 2000-, así como una buena coordinación entre todos los actores y componentes que forman parte del Plan de Acción de España para la Erradicación de la Poliomielitis.

“Mientras haya circulación del poliovirus en el mundo y se continúen utilizando vacunas de cepas atenuadas (VPO), existe la posibilidad de introducción de PVS, vacunales o PVDV en España”, explica, advirtiendo que, dada la situación epidemiológica y el descenso de la cobertura de vacunación a nivel internacional, y el descenso de la sensibilidad de los sistemas de vigilancia en los últimos años 10 en España, “es importante poner el foco en la coordinación entre todos los componentes que forman parte del Plan de Acción de España para la Erradicación de la Poliomielitis”.

Además, apuesta por el mantenimiento y fortalecimiento de los sistemas de vigilancia de poliovirus para la detección temprana, desarrollando sistemas de vigilancia en aguas residuales, aumentando la concienciación entre el personal clínico, especialistas de microbiología clínica, de salud pública y otros profesionales con un papel en este sistema, y manteniendo unas altas coberturas de vacunación.

El informe recomienda también reforzar los sistemas actuales de vigilancia ambiental; continuar monitorizando las coberturas de vacunación a nivel nacional y en las CCAA, incluida la identificación y actuación sobre posibles bolsas de población susceptible; y que todas las personas, especialmente la población infantil, tengan al día las vacunaciones recomendadas en el calendario común de vacunación.

Cronología de la reaparición de la polio

En febrero de este año, Malawi anunció su primer caso en 30 años, una niña de 3 años que quedó paralizada tras infectarse con un virus que parecía proceder de Pakistán. El propio Pakistán informó sobre 14 casos. En marzo, Israel notificó su primer caso desde 1988. En junio, las autoridades británicas declararon un «incidente de preocupación nacional» al descubrir el virus en las aguas residuales. Cuando, en agosto, la ciudad de Nueva York detectó la presencia de un poliovirus con el potencial de causar parálisis también en las aguas residuales, el mundo se puso en alerta.

España se encuentra “libre de poliomielitis” desde que se notificaron los dos últimos casos autóctonos de PVS en un brote en 1987 y 1988 en población no vacunada. En los últimos 30 años se han identificado sólo cuatro casos de poliomielitis paralítica en España, todos asociados a PV vacunales o derivados de la vacuna, y ninguno de ellos se asoció a transmisión en la población.

El caso más reciente ocurrió en agosto de 2021, un menor de 6 años que procedía de Senegal y había sido ingresado de manera programada en un hospital de Murcia para continuar el tratamiento por un cuadro de PFA que había debutado a comienzos de julio en Senegal. El caso evolucionó favorablemente, recibió el alta y regresó a su país de origen.

La polio es una enfermedad discapacitante y potencialmente mortal causada por el virus de la poliomielitis o poliovirus, que se transmite de una persona a otra y puede infectar la médula espinal, lo cual puede conducir a una parálisis.

El ECDC indica que dos países (Polonia y Rumanía) y un país vecino (Ucrania) siguen teniendo un “alto riesgo” de que se produzca un brote sostenido de polio debido a que “el rendimiento de los programas no es óptimo y a la baja inmunidad de la población”, según el informe de la Comisión Regional Europea de Certificación para la Erradicación de la Poliomielitis de la evaluación de septiembre de 2021, referido a los datos de 2020. De acuerdo con el mismo informe, 11 países europeos presentan un riesgo intermedio de brotes sostenidos de polio.