MENÚ
sábado 17 agosto 2019
23:52
Actualizado

Científicos restauran la actividad cerebral de un cerdo horas después de morir

Expertos de la Universidad de Yale observaron cómo al aislar el órgano y aplicarle ciertas soluciones químicas se activaban funciones celulares básicas

  • Imagen de las neuronas tintadas en verde que muestran la actividad del cerebro antes y después de la muerte cerebral.
    Imagen de las neuronas tintadas en verde que muestran la actividad del cerebro antes y después de la muerte cerebral.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de abril de 2019. 20:13h

Comentada
larazon.es.  17/4/2019

Un grupo de científicos ha logrado restaurar actividad celular y circulatoria en el cerebro de un cerdo que llevaba cuatro horas muerto, un hallazgo que podría contribuir al tratamiento de enfermedades cerebrales, según un estudio publicado este miércoles en Nature.

Los expertos de la Universidad de Yale (EE.UU.) utilizaron el cerebro de un cerdo muerto extraído de una fábrica de envasado de carnes y observaron cómo al aislarlo y emplear una solución química específica, detectaban muchas funciones celulares básicas.

Previamente se creía que esas actividades terminaban segundos o minutos después de cesar el flujo sanguíneo y de oxígeno.

"El cerebro intacto de un mamífero grande retiene una capacidad -previamente no apreciada- de restauración de la circulación y ciertas actividades moleculares y celulares, múltiples horas después de la parada circulatoria", resaltó Nenad Sestan, profesor de Neurociencia, Medicina Comparativa, Genética y Psiquiatría.

Sin embargo, en la investigación se detectó también que el cerebro analizado carecía de cualquier señal eléctrica global reconocible asociada a la función cerebral normal.

"En ningún momento observamos el tipo de actividad eléctrica organizada, asociada a la percepción o consciencia", apuntó Avonimir Vrselja, experto en neurociencia.

Vrselja matizó que "clínicamente, esto no es un cerebro vivo, pero es un cerebro celularmente activo".

Normalmente, la muerte celular dentro del cerebro se considera un proceso irreversible, pues al ser privada de oxígeno y suministro sanguíneo la actividad eléctrica cerebral y las señales de consciencia desaparecen en cuestión de segundos, mientras que las reservas energéticas se agotan en cuestión de minutos.

Sin embargo, los expertos del laboratorio de Sestan, que se centran en investigación del desarrollo y evolución cerebral, observaron aquí que muestras de pequeños tejidos con los que trabajaban de manera rutinaria sí reflejaron señales de viabilidad celular, incluso cuando el tejido llevaba varias horas muerto.

En el órgano del cerdo sometido a análisis que llevaba cuatro horas muerto, este equipo científico halló preservada integridad celular neural y restauró cierta funcionalidad de las células vasculares y neuronales.

Los expertos creen que este hallazgo podría resolver un problema complejo: la incapacidad para aplicar ciertas técnicas al estudio de la estructura y función del cerebro intacto de un mamífero grande.

“La restauración de la conciencia nunca fue un objetivo de esta investigación”, dijo el coautor del estudio, Stephen Latham, director del Centro Interdisciplinario de Bioética de Yale. “Los investigadores estaban preparados para intervenir con el uso de anestésicos y la reducción de la temperatura para detener la actividad eléctrica global organizada en caso de que surgiera. Todos estuvieron de acuerdo de antemano en que los experimentos que involucran una actividad global revivida no podrían avanzar sin estándares éticos claros y mecanismos de supervisión institucional”.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs