Dos novios se reencuentran 50 años después y se casan gracias a Facebook

Pilar y Fernando fueron los protagonistas de la boda medieval que recordó la leyenda de los amantes de Teruel

Imagen de un momento de la ceremonia celebrada en el salón de plenos del ayuntamiento aragonés
Imagen de un momento de la ceremonia celebrada en el salón de plenos del ayuntamiento aragonés

Eran novios en la Barcelona de los años 60. Ella enviudó y decidió retomar contacto con su pasado. Facebook lo hizo posible. Ahora, son los amantes de Teruel del siglo XXI.

Fernando Abad y Pilar Górriz vivieron una bonita historia de amor cuando tenían 19 y 17 años. Eran los años 60. Él había llegado a Barcelona desde Zaragoza. Ella, desde Teruel. Así empezó todo. Pilar acababa de abandonar el colegio de monjas y Fernando fue su primer amor, el que nunca se olvida. Duró apenas ocho meses, pero permanecieron en los corazones el uno del otro. Las circunstancias de la vida hizo que su amor no pudiera continuar... hasta el pasado fin de semana. Pilar, de 72 años y Fernando, de 74, se habían reencontrado 53 años después gracias a Facebook y se casaron en el Ayuntamiento de Teruel, un enlace medieval que sirvió para conmemorar los 800 años de la leyenda de los amantes de Teruel.

La vida les había dado otra oportunidad. Ambos quedaron viudos. Pilar quiso cerrar esa herida abierta, que nunca cicatrizó. Pensó que la mejor manera de hacerlo era buscar a Fernando en Facebook. Y allí estaba. Le mandó dos mensajes, que tardaron en recibir respuesta. Sin embargo, el día del 70 cumpleaños de Pilar tenía una sorpresa en la bandeja de entrada. Parecían destinados a reencontrarse porque Fernando tenía un perfil en la aplicación pero no lo consultaba nunca. En cambio, sí lo hizo el día del cumpleaños de Pilar. Ahí volvió a prender la llama que nunca se apagó. Del Facebook dieron paso a Skype y las conversaciones fueron eternas. Tenían que verse. Y lo hicieron en el Parador de Turismo de Vic, en Barcelona.

Y no se separaron.

El pasado sábado el salón de plenos del Ayuntamiento de Teruel fue testigo de su unión en una ceremonia muy especial. Esta historia de amor sirvió para conmemorar los 800 años de los amantes de Teruel, con una boda medieval, en la que el concejal José Luis Torán, ejerció de maestro de ceremonias.

Fernando tenía claro que "nuestra vida tenía que acabar juntos"y Pilar recordó que Fernando fue "su primer amor"y que casarse era "lo más lógico".

Sin embargo, el enlace no ha sido bien recibido por las familias de ambos, que no han conseguido comprender que hayan retomado su historia de amor, pero ellos reivindican su derecho a decidir sobre futuro porque ya tienen edad para hacer lo que quieran.