El juez llama a declarar a la pareja de Sonia Iglesias

La jueza de Instrucción número 3 de Pontevedra ha solicitado la comparecencia hoy de Julio Araújo, el único imputado en la desaparición de Sonia Iglesias, la pontevedresa de 37 años desaparecida el 18 de agosto del 2010. El que fue su pareja y padre del hijo de ambos es hasta ahora el principal sospechoso de la desaparición y se le imputa un supuesto delito de retención ilegal. Inicialmente se ocupó del caso el Juzgado de Instrucción número 2 de Pontevedra, pero decidieron trasladarlo al actual juzgado, especializado en violencia de género. Tras un año y cuatro meses, el pasado mes de noviembre –después de levantarse el secreto de sumario– se reactivó el proceso y se tomaron nuevas declaraciones para tratar de esclarecer qué sucedió la mañana de la desaparición. Entre esas declaraciones se encuentran las de la madre y hermana de Sonia, la persona que encontró la cartera de la desaparecida, familiares de su pareja y un comerciante que fue una de las últimas personas en verla.

La jornada de hoy es de gran importancia para el proceso, porque, aunque es la segunda vez que la pareja de Sonia declara en sede judicial es la primera ocasión en que lo hace ante la nueva jueza, y además, esta vez podrá ser interrogado por el Ministerio Fiscal, la acusación particular y su letrado, ya que en la anterior comparecencia no lo pudieron hacer por estar decretado el secreto de sumario. Julio Araújo, que acudirá acompañado de su abogado Jesús Santaló Ríos, y que solicitó el archivo de la causa en lo que a la imputación de su defendido se refiere, podrá acogerse a su derecho a no declarar o a no contestar las preguntas que se le formulen. Aunque es su segunda declaración judicial, la pareja sentimental de Sonia ha declarado en numerosas ocasiones ante la Policía Nacional. Algunos investigadores lo definen como un hombre arrogante, muy duro, desafiante e inquebrantable, porque a pesar de las múltiples contradicciones en sus declaraciones, no tienen ninguna prueba determinante contra él.

El pasado lunes también compareció ante la jueza la responsable de la Asociación de Mujeres Maltratadas Luz, lugar al que Sonia llamó meses antes de su desaparición, y tras una reunión personal dejó clara su intención de separarse. Por otro lado, hoy también se ha citado a una persona del entorno cercano a la desaparecida para que aclare en qué situación sentimental se encontraba la pareja. Aunque la investigación se haya reactivado, la familia no espera encontrar a Sonia, a la que dan por muerta.