Píxeles espía: ¿qué son y por qué son tan peligrosos?

Lo más probable es que ya los estés sufriendo y ni siquiera te hayas dado cuenta

Píxeles espía
Píxeles espíaPixabay

Partamos del siguiente supuesto: usted trabaja en el área de comunicación de una gran empresa. Está pendiente de un acuerdo importante con un cliente, pero teme que todo se vaya a traste. De hecho, cuida todos los detalles para que su relación sea perfecta. Sin embargo, desde hace unos días, el tan importante comprador no responde a sus correos electrónicos. Entonces se pone nervioso. Más de la cuenta: ¿habrá visto los mensajes? Si es así, ¿por qué no contesta?

De modo que, ante la duda, decide echar mano de los píxeles espía: un tipo de tecnología que se inserta en el email correspondiente y que permite saber si se abre un correo concreto, cuándo se abre y cuántas veces se abre. Incluso es posible saber en qué tipo de dispositivos se abre el correo y la ubicación aproximada del usuario a partir de su dirección IP. Su expansión y uso es tal que, según la cadena británica BBC, dos tercios de los emails recibidos por los usuarios de la herramienta de correo Hey contenían píxeles espía, un total de 600.000 mensajes al día del total de un millón analizados.

¿Cómo funciona? Suele aparecer como un archivo de imagen en formato GIF o PNG de 1x1 píxeles insertado en el encabezamiento o en el pie del correo, y normalmente no resulta apreciable a simple vista ni hay forma de evitarlo, como informa también la compañía de servicios en la nube CloudHQ.

Este elemento, conocido también como balizas web, lleva años existiendo y usándose. Tal y como explica Hey, la mayor parte de correos electrónicos que usan estos píxeles provienen de grandes compañías que los utilizan para campañas de marketing (como British Airways, TalkTalk, Vodafone, Sainsbury’s, Tesco, HSBC, Marks & Spencer, Asos y Unilever), pero no se encuentran presentes en los mensajes de las grandes compañías tecnológicas.

24 mensajes al día, de media

Los usuarios del gestor de correo Hey reciben una media de 24 mensajes al día con píxeles de seguimiento, y un 10% de ellos incluso recibe más de 50 correos con píxeles espía. El cofundador de la herramienta, David Heinemeier Hansson, ha asegurado que el uso de los píxeles de seguimiento se ha convertido en “endémico” en la actualidad y ha denunciado que se utilizan de forma invisible para el usuario.

“No aparece un mensaje que diga ‘este correo incluye un pixel espía’ en la mayor parte de los softwares de email”, ha añadido Heinemeier Hansson. El gestor de correo Hey, que funciona por suscripción de pago, sí que ofrece esta función.