Cómo protegerte cuando te conectas a una wifi abierta en hoteles, terrazas y restaurantes

Cuando haces uso de una wifi abierta en un lugar público, tu información se expone a una serie de riesgos que debes prevenir

Si te conectas a una red abierta puedes encontrate con compañía no deseada / OSI
Si te conectas a una red abierta puedes encontrate con compañía no deseada / OSI

Gratis es una palabra muy tentadora y más cuando uno está fuera de su casa, quiere ahorrar datos de la línea móvil y necesita mantener el acceso a Internet. En esas y otras circunstancias, una wifi abierta en un hotel, restaurante, terraza o cualquier otro sitio público puede parecer una buena opción, pero lo cierto es que los expertos en seguridad siempre recomiendan evitarlas. La razón es sencilla, cualquiera puede conectarse a esas redes y para un ciberdelincuente es relativamente fácil interceptar los paquetes de datos que circulan y apropiarse de lo que no es suyo una vez está dentro de la misma red que la víctima.

Por tanto, la primera recomendación es hacer uso de la conexión de datos del teléfono antes que una wifi pública o abierta a la clientela de un establecimiento. Tanto para acceder a Internet desde el móvil como compartiendo la conexión de datos con el dispositivo con el que quieras conectarte. Ahora, si vas a emplear una wifi abierta te conviene seguir los siguientes consejos para que tus comunicaciones no estén expuestas a ojos ajenos.

En tu ordenador, configura el perfil de red

Windows te da la opción de configurar como se va a mostrar tu ordenador dentro de una red wifi a la que esté conectado. Cuando sea una red abierta, debes seleccionar como perfil de red “Público”. De esta manera tu equipo se establece como oculto para otros dispositivos de la red.  Esta opción la encontrarás en las propiedades de la red seleccionada a las que puedes acceder desde el icono en la barra de herramientas que te muestra el listado de redes disponibles.

Usa las direcciones de hardware aleatorias

Es otra opción que te da Windows para dificultar la identificación de un dispositivo dentro de una red. La encontrarás en las propiedades de la red a la que estás conectado y por defecto viene desactivada. Actívala para mayor seguridad.

Asegúrate de que la red tiene seguridad WPA o WPA2

Puedes comprobar el tipo de seguridad que te ofrece la red a la que te vas a conectar consultando, de nuevo, sus propiedades. Las que utilicen el protocolo de seguridad WEP, más antiguo y ampliamente conocido por los “hackers”, debes evitarlas.

Cuidado con las redes falsas que intentan engañarte para que te conectes a ellas

Un ciberdelincuente avispado puede crear una red wifi con un nombre muy similar al del establecimiento en el que te encuentras y que ofrece su propia red abierta a los clientes. Por ejemplo, si accedes a la red “Hotel_Central” en lugar de “HotelCentral” estás dentro de la red creada y controlada por el ciberdelincuente. Tú navegarás sin notar nada pero la labor de interceptación de datos será más sencilla.

Navega usando conexiones ssl

Las conexiones SSL son aquellas en las que la información entre la web y el dispositivo con el que se accede viaja cifrada. Identificarás este tipo de webs por el icono del candado que se muestra, cerrado o abierto, justo antes de la dirección web cuando estás en la página. También comprobando la URL, si comienza por “https://” estás en una conexión SSL, pero si lo hace por “http://”, sin la “s”, la información que envías no está cifrada y cualquiera podría acceder a ella.

Usa una VPN

Una red privada virtual añade una capa de seguridad a tus conexiones a Internet. Cifran el tráfico, aún en el caso de que te estés conectados a páginas web sin SSL, y enmascaran la identificación del dispositivo en la red sustituyéndola por la de los servidores de la compañía que proporciona el servicio de VPN. Es la más importante de todas las medidas que recomendamos.

Lo mejor es usar una VPN de pago que te va a proporcionar la mejor cobertura sin poner en riesgo tus datos. Pero si solo vas a darle un uso muy ocasional una buena opción es el navegador Opera que trae una VPN integrada.

Ten cuidado con la navegación, no accedas a webs o servicios que requieran un usuario y contraseña

Si te encuentras conectado a una red abierta, evita introducir información sensible. Eso te obliga a evitar servicios bancarios, cuentas de correo, compras online, plataformas sociales y toda web que requiera tu identificación.

Ten en cuenta que los piratas informáticos son muy conscientes de que la gente suele utilizar la misma contraseña para casi todo. Aunque creas que tu usuario de un foro de internet cualquiera no tiene importancia para un ciberdelincuente, puede ser la llave que le acerque a objetivos más valiosos.

Y por supuesto, mantén tanto tu sistema operativo como las aplicaciones de seguridad siempre actualizadas.