Cómo detectar una estafa por teléfono: seis señales que delatan el engaño

El Dr. Paul Breen, analista de patrones de habla del Centro de Lenguaje Profesional de Westminster, explica los principales trucos utilizados en los fraudes telefónicos para ganarse la confianza de la víctima

Los delincuentes intentan ganarse la confianza de las víctimas empleando "patrones de confianza".
Los delincuentes intentan ganarse la confianza de las víctimas empleando "patrones de confianza". FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Siavash Ghanbari / Unsplash.

La llamada telefónica continúa siendo una de las vías más explotadas por los delincuentes para estafar a sus víctimas. Hay multitud de engaños diferentes que se llevan a cabo a través de lo que ahora se conoce como vishing”, un término que proviene de la unión de “voice” (voz) y “phishing” (suplantación de identidad), y cuyo fin es obtener información de tipo bancario.

En este tipo de artimañas, el delincuente aprovecha la comunicación telefónica para hacerse pasar como empleado de un banco concernido por alguna cuestión de seguridad o trámite que “debe” realizar la víctima. También puede presentarse bajo otros disfraces como el de un empleado de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria u otras instituciones relacionadas con la gestión económica así como de empresas.

Para ganarse la confianza de la víctima, los delincuentes utilizan lo que los expertos del habla llaman “patrones de confianza”. Tácticas que buscan debilitar la natural desconfianza que se tiene ante la llamada de un desconocido y que el doctor Paul Breen, analista de patrones de habla del Centro de Lenguaje Profesional de Westminster, expone en una información publicada por el periódico Daily Mail con motivo de una campaña contra el fraude financiero en Reino Unido. Conocerlos puede ayudar a identificar una llamada fraudulenta y no caer en la trampa que tiende el estafador.

Los patrones de confianza resumidos por el Dr. Paul Breen y con los que el delincuente trata de construirse una imagen legítima ante la víctima son los siguientes:

1. El estafador crea un falso equilibrio de poder en la conversación, utilizando un lenguaje de disculpa y tomándose el tiempo necesario para que la víctima se sienta cómoda y comprensiva con la llamada.

2. Es paciente y construye poco a poco una apariencia de autenticidad hasta que la víctima piensa que el interlocutor es legítimo.

3. Asume la identidad de alguien con autoridad como puede ser un empleado de un banco o incluso un agente de policía.

4. No evita ni minusvalora el escepticismo de la víctima, sino que reconoce sus preocupaciones sobre la legitimidad de la llamada como lógicas y le valora que sea consciente de su seguridad.

5. Sabe manejar el ritmo de la llamada y aumenta y disminuye la presión creando una falsa urgencia o siendo comprensivo con la víctima, según sea necesario.

6. Aparenta saber con quien habla utilizando información sobre la víctima que puede provenir de diferentes fuentes como medios sociales o información robada como usuarios y contraseñas filtrados en Internet.