El veneno de la «Cobra» climática

La serie, que se estrena hoy en Sky, ofrece un retrato político y humano de la cúpula del gobierno británico durante una gran crisis nacional: deberán afrontar una amenazante tormenta solar

«Cobra», de Sky, refleja el carácter reaccionario de la sociedad actual ante temas como el del cambio climático
«Cobra», de Sky, refleja el carácter reaccionario de la sociedad actual ante temas como el del cambio climáticoSky UK

Aunque parezca irrisorio o redundante, incluso quienes están alrededor o en el poder continúan luchando por más. No solo España es ejemplo de ello, sino que la gran mayoría de los países en el mundo están liderados por personas que nunca tienen suficiente. Aunque, faltaría más, este ansia se deja a un lado cuando algo realmente grave ocurre. Este es el punto de partida de «Cobra», serie que se estrena hoy en Sky y en la que David Haig interpreta al secretario del interior Archie Glover-Morgan: «Una de las cosas interesantes de mi personaje es que se da cuenta de que, cuando algo se convierte en un problema profundamente grave, sabe que tiene que responder seriamente a él». Sin embargo, el actor defiende que realmente su personaje «lo que quiere es tener poder y le gusta luchar por él».

«Cobra» cuenta con 6 episodios escritos por Ben Richards y narra una historia ficticia pero que no queda tan lejos de la realidad: ante una tormenta solar que amenaza Reino Unido, un grupo de expertos se reúnen en el comité Cobra, encargado de proteger a la población de un desastre natural que dejará al país en la más absoluta oscuridad. En otras palabras, el cambio climático hace tambalear uno de los países más potentes del mundo, de tal manera que los expertos y líderes se verán con la gran responsabilidad de enfrentarse a ello. «Archie tiene un sentido del humor muy provocativo», continúa, «es cínico acerca de la tormenta solar hasta que le demuestran que sí existe, pero intenta llevar hasta el final una lucha por el poder con el Primer Ministro». De esta manera, tanto el personaje de Haig como el resto del Gobierno británico deberán dejar a un lado sus riñas para hacer frente a un problema real que podría llevar al apocalipsis. «Las decisiones críticas e instantáneas que, en última instancia, el líder tiene que hacer, son extraordinariamente complejas y difíciles», explica Haig, criticando que, en la realidad «hay un líder en Estados Unidos que toma decisiones reactivas y la sociedad moderna, con las redes sociales, tiene una reacción instintiva, mientras que se necesita exactamente lo contrario». Cuando recibió el guión, confiesa Haig que la idea de que hubiese una tormenta solar «me parecía descabellada». Sin embargo, fue al conversar con Richards cuando se dio cuenta de que el cambio climático «es un tema totalmente actual, está a la vuelta de la esquina y parece inevitable».

El lado humano de la política

La tormenta solar es una catástrofe natural que ya ocurrió en el siglo XIX. Sin embargo, aún habiendo avanzado en el tiempo y viviendo en una sociedad más moderna y preparada, si esto ocurriese hoy podría llegar a ser incluso más peligroso. La repercusión actual sería mayor pues «en aquella época no dependíamos de la electricidad y del internet tanto como ahora», explica Haig, así como en palabras de Robert Carlyle, también actor de la serie, «una tormenta solar podría causar un apagón en todo el sistema eléctrico de la ciudad, imagina que la tecnología desapareciese de la noche a la mañana».Por tanto, la ficción ofrece diversas ideas que se pueden ver reflejadas en la realidad, y ejemplo de ello es el carácter reaccionario de la sociedad ante una situación extrema: «Creo que la forma en que nuestra serie trata eso, potencialmente, es muy poderosa», confiesa Haig. Asimismo, se refiere en esta línea a otro de los protagonistas de la serie: el Primer Ministro Robert Shutherland, interpretado por Carlyle. «Shutherland es acusado por actuar un poco tarde y eso parece ser algo muy políticamente actual», continúa Haig, «creo la serie representa cómo los políticos y expertos responderían ante una catástrofe climática como esta. La gente que la vea pensará “sí, podría pasar esto, o podría entenderlo, o esta es la manera en la que imagino que transcurriría”». Además de Haig y Carlyle, el elenco está encabezado por Richard Dormer («Juego de Tronos»), que interpreta al responsable de la Secretaría de Contingencias Civiles, así como Victoria Hamilton («The Crown»), como Anna Marshall, la jefa de gabinete del primer ministro. Todos conformarán el comité Cobra, núcleo de una serie en la que su escritor, Richards, ofrece un retrato político y humano de la cúpula del gobierno británico durante una gran crisis nacional. «En una cultura en la que predomina la burla y el ridículo hacia la clase política, esta historia les muestra como seres humanos reales y complejos», explica el creador.