La ficción española no se va de vacaciones

En ATRESplayer PREMIUM, la plataforma de contenidos bajo demanda de Atresplayer, tiene un amplio catálogo de series inéditas para todos los gustos, además de sus éxitos de antaño

De las series españolas también vive la audiencia, aunque por otras vías que no pasan por la emisión en lineal; y también de contenidos internacionales como las ficciones turcas y documentales pata negra con denominación de origen español. ATRESplayer PREMIUM, la plataforma de contenidos bajo demanda de Atresmedia, la más pujante de los grupos televisivos españoles, ofrece contenidos inéditos en exclusiva. Supera los 300.000 suscriptores. Si se busca variedad y nuevos estímulos para este verano, aquí está su amplio catálogo en el que también se pueden ver ficciones que no caen en el olvido como «Los hombres de Paco», «Física o química» y «Aquí no hay quién viva».

«La valla»

Una distopía que, visto lo que ha sucedido en los últimos meses en España con la pandemia, da que pensar. Ambientada en 2045, la escasez de recursos naturales ha provocado que las democracias occidentales muten en sistemas autoritarios. Las autoridades justifican la falta de libertades por la seguridad y para asegurar la supervivencia. La sociedad se desmorona en castas de las de verdad: el sector 1, para el gobierno y sus acólitos, y el sector 2, para los que no son de su cuerda. En el reparto, Ángela y Olivia Molina, Unax Ugalde y Abel Folk.

«Mentiras»

Inspirada en la serie británica «Liar», Javier Rey y Ángela Cremonte protagonizan un «thriller» pegado a la actualidad. Una profesora de literatura pasa una noche con un cirujano. Lo que podría haber sido una agradable velada se convierte en una pesadilla. Ella cree que ha sido violada, pero el suceso no es tan sencillo, por lo que el espectador se tendrá que poner en alerta; tanto como la policía que va a llevar el caso: apenas hay pruebas y ningún testimonio –ni el de ella ni el de él– tienen suficiente peso. Lo único que se sabe es que la muchacha tiene un historial de denuncias y de desequilibrios emocionales.

«El nudo»

Todos los accidentes de coche aventuran un siniestro emocional para quienes estaban en él y para sus acompañantes. Pero esta realidad crece en proporciones geométricas si te comunican que se ha quedado en coma tu marido y que la mujer que le acompañaba es una amiga de la infancia que es más que probable que fuese su amante. Ese es del ovillo del que hay que tirar en el «El nudo». Cristina y Rebeca recuperan su amistad y también implican a sus esposos, por lo que empieza un coqueteo a cuatro bandas. La serie se desarrolla en dos tiempos: el presente de las dos parejas protagonistas y el pasado para saber cómo se ha llegado a esta situación. Un reparto al que no se puede poner reparos con Natalia Verbeke, Cristina Plazas, Miquel Fernández y Oriol Tarrasón.

«Luimelia»

«Amar es para siempre» presentó la historia de amor lésbica entre Luisita y Amelia. Gustó tanto, que la redes sociales ardieron. El resultado fue una serie hecha a su medida. ¿Qué pasaría si se conociesen en el 2020? Se cuenta en seis episodios que duran menos de diez minutos con guiños a un pasado más represivo y a un presente más tolerante, aunque aún existen brotes homófobos.

«Benidorm»

El género de la comedia no puede faltar en ninguna oferta de ficción. Los responsables de «Allí abajo» han diseñado una serie muy en su línea con un humor tan directo como sencillo, que no es sinónimo de fácil. Xabier Zurita (Antonio Pagudo) es un abogado vasco muy cuadriculado hasta que le dicen que tiene un tumor en la cabeza. En una lucha por recuperar el tiempo perdido decide irse a Benidorm para darle un corte de mangas al destino y reencontrarse con el amor de su juventud. Aviso: no va a ser tan fácil.

«Aquí no hay quien viva»

Si se quiere recuperar una de las comedias españolas más influyentes de la televisión, en ATRESplayer PREMIUM están disponibles todas sus temporadas y sin anuncios. Noventa episodios de una serie coral sobre una comunidad de vecinos que parece un frente de guerra entre ellos. «¡Váyase, señor Cuesta!», «un poquito de por favor», «que mona va esta chica siempre» son frases para la historia. La ficción logró picos de hasta un 40 por ciento de cuota de pantalla.