Puente “Arouca 516”, el más largo del mundo de estas características

Así es, sus 516 metros de longitud lo hacen, en este sentido, imbatible a día de hoy

Así es el puente Arouca 516 en Portugal
Así es el puente Arouca 516 en PortugalLa Razón (Custom Credit)

Para mí, conocer y atravesar este puente de colosales dimensiones, es un sueño viajero cumplido. Sin duda alguna.

Reconozco las ganas y los deseos que anidaban en mí de estar en esta ciudad del norte de Portugal, relativamente cercana a Oporto. Una preciosa localidad donde su imponente Monasterio (la más impresionante construcción granítica en su género de Portugal), la huella de la “Santa Reina Mafalda”, su variedad de dulces conventuales, el asombroso GeoPark de estas tierras (incluido en la red de Geoparques de la UNESCO), los famosos pasadizos de Paiva o la carne bovina D.O.P. arouquesa son algunas de sus señas de identidad.

Así es el puente Arouca 516 en Portugal FOTO: La Razón (Custom Credit)

Ahora bien, tras su reciente inauguración, hay un novedoso reclamo -un puente- que ha supuesto un enorme polo de atracción de turistas y viajeros deseosos de ver “in situ” esta obra de la ingeniería portuguesa cuyas cifras y dimensiones son ciertamente únicas. Todo un icono y un hito para esta zona norte con ecos mundiales que permite generar empleos y asentar población en el territorio.

Me refiero al Ponte Arouca 516, el puente peatonal suspendido más largo del mundo. Así es, sus 516 metros de longitud lo hacen, en este sentido, imbatible a día de hoy. Construido sobre el río Paiva, con 175 metros de altura, es imposible no acercarse cuando el viajero se encuentra por estas latitudes.

Así es el puente Arouca 516 en Portugal FOTO: La Razón (Custom Credit)

Fácil es pues entender por qué se le bautizó así. Hace referencia a la ciudad donde se sitúa (perteneciente al distrito de Aveiro) y a su longitud record.

Obviamente, las vistas que regala al visitante son únicas y no deja de ser un magnífico pretexto para que los aficionados a la fotografía saquen sus cámaras e inmortalicen la belleza de la naturaleza que les rodea junto a la típica, y casi obligada, estampa de los que por allí pasan intentando que el recuerdo quede plasmado para toda la vida.

Así es el puente Arouca 516 en Portugal FOTO: La Razón (Custom Credit)

El suelo del puente está realizado por una resistente reja metálica. Esto permite que, mientras caminas sobre él, puedan verse bajo los pies la imagen del vacío de 175 metros hasta llegar al rio.

Totalmente seguro es, desde luego, más que una atracción. Es toda una experiencia en medio de un GeoParque rico en flora y fauna que cuenta además con la singularidad de su patrimonio geológico de relevancia internacional.

Dos grandes pilares en forma de “V”, situados a cada orilla del río, sirven de sujeción a unos inmensos cables de acero sobre los que se suspende este peculiar “pasillo” de 516 metros de largo.

Aunque, obviamente, no es apto para las personas que sufran vértigos, sí en conveniente recordar que no plantea ningún problema su recorrido. Cómodo, reitero que seguro, y positivamente impactante, es algo distinto a lo que estamos acostumbrados a ver. Sensaciones irrepetibles para una escapada diferente.

Tras su inauguración al público en 2 de mayo de 2021, se ha convertido en la referencia mundial en este tipo de puentes superando en 16 metros al anterior (el puente suizo Charles Kounen).

Así es el puente Arouca 516 en Portugal FOTO: La Razón (Custom Credit)

Mis deseos se cumplieron, disfruté con la experiencia y no puedo más que recomendar al lector que haga un hueco en su agenda y se acerque hasta Arouca. Estoy convencido que le gustará.

Una obra de ingeniería así, que también está creando riqueza entre los habitantes de estas tierras, no le quedará indiferente.

Busquen pues una fecha, hagan sus reservas y vengan a conocer “Arouca 516”.

No es extraño que la prestigiosa revista Time lo incluyera en la famosa lista “The World´s Greatest Places 2021”