Fetichismo, infidelidades, desnudos, esvásticas... los otros escándalos de la familia real británica

La amistad del príncipe Andrés con Jeffrey Epstein ha sido calificada como una de las mayores humillaciones de la familia real, pero ha habido otras

Imagen que acabó con el matrimonio de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés
Imagen que acabó con el matrimonio de Sarah Ferguson y el príncipe AndrésMirror

El príncipe Andrés se ha visto obligado a abandonar sus funciones públicas después del escándalo por su amistad con Jeffrey Epstein, una relación calificada por la casa real británica como una de las mayores humillaciones de su historia. La renuncia llegó tres días después de una entrevista en la BBC, en la que confesó sin remordimientos su amistad con el millonario y pederasta encontrado muerto en la cárcel de Nueva York el pasado mes de agosto. Pero esta no ha sido el único escándalo con el que ha tenido que lidiar la reina Isabel II.

Precisamente uno de los primeros tiene relación con el matrimonio de Andrés con Sarah Ferguson. Los duques de York se casaron en 1986 pero el matrimonio duró sólo seis años y estuvo rodeado de polémica. La pareja estaba rota y "Fergie" tenía una relación con su asesor financiero. El diario "Mirror" publicó una fotografía de ambos en Saint Tropez, en la que la duquesa estaba haciendo top less y su amante mostrara su afición por el fetichismo besándole la planta y los dedos de los pies. Además, las imágenes mostraban como se besaban y retozaban en una piscina sin ningún pudor. El día que se publicaron las fotos, Ferguson estaba de vacaciones en Balmoral con el resto de la familia real. Lady Di le envió un mensaje para advertirla de que se iban a publicar y la duquesa de York trató de evitarlo, pero sin suerte. Esto fue la puntilla a su matrimonio, informa "Mirror".

Las locuras de juventud de Harry

En 2005, el príncipe Harry ya había dado razones a la reina Isabel II para preocuparse. Ese año, no se le ocurrió otra cosa que acudir a la fiesta de cumpleaños de un amigo vestido con una indumentaria nazi y una esvástica. Las fotos se filtraron y recibió numerosas críticas de líderes políticos, religiosos y ONGs, a pesar de que trató de defenderse afirmando que se trataba del uniforme de la brigada militar dirigida por Rommel. Además de la mala elección del disfraz, el momento tampoco fue el adecuado porque el 60 aniversario de la liberación de Auschwitz estaba a punto de celebrarse.

En 2012, Harry pidió disculpas por una fiesta salvaje en Las Vegas, en la que fue fotografiado desnudo, y dijo que para él era muy complicado ser tercero en la línea de sucesión y tener una vida social "normal". La imagen mostraba a Harry desnudo, junto a otra mujer también sin ropa en un hotel en el que alojarse costaba cerca de 6.000 euros la noche.

Diana de Gales y su entrevista a la BBC

Su madre, Diana de Gales, era el personaje preferido por los paparazzis y también protagonizó momentos que hicieron tambalearse los cimientos de Buckingham Palace. Su relación con el príncipe Carlos nació viciada debido a la relación de éste con Camila Parker Bowles. Diana aguantó las infidelidades hasta que decidió poner punto y final y seguir con su vida. En 1995 Diana de Gales concedió una entrevista a la BBC de la que nadie en la familia real tenía conocimiento. Fue la primera vez que Lady Di habló a del romance de Carlos con Camilla y en la que dijo la célebre frase"Éramos tres en este matrimonio, por lo que estaba un poco lleno".

También reconoció que había sido infiel con James Hewitt: "Sí, lo adoraba. Sí, estaba enamorado de él. Pero me decepcionó mucho". También reconoció su problema con la bulimia. Después, llegaron otras relaciones, hasta la que acabó con su muerte en París, cuando viajaba en un coche con el multimillonario Dodi Al Fayed.

Abdicación de Eduardo VIII

Pero el primero de los grandes escándalos se produjo en 1936, cuando el rey Eduardo VIII se casó con la actriz estadounidense Wallis Simpson, divorciada, y renunció al trono. Tuvieron que hacerlo en París porque la Iglesia anglicana no permitía el enlace con una mujer doblemente divorciada. La pareja se mudo a París y selló su amor en 1937. Eduardo anunció su decisión en un mensaje radiofónico a la nación: "Me ha resultado imposible llevar la pesada carga de la responsabilidad y cumplir con mis deberes como Rey [...] sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo. La decisión fue mía y solo mía ... La otra persona más preocupada ha intentado hasta el final para convencerme de que tomara una decisión diferente".

La decisión provocó una crisis constitucional y cambió para siempre la línea de sucesión al trono, con el padre de la Reina, Jorge VI, convirtiéndose en el nuevo heredero, lo que facilitó el ascenso al trono de Isabel II.

La princesa Margarita y el coronel Peter Townsend

En lo que se convertiría en el mayor escándalo desde la abdicación de su tío, la princesa Margarita se enamoró del coronel Peter Townsend.

El militar se divorció de su esposa en 1952, con la que tuvo dos hijos y le propuso matrimonio a Margarita. Sin embargo, la Reina tuvo que dar su permiso bajo la Ley de Matrimonios Reales de 1772, y se negó después de la presión de Winston Churchill y la Iglesia de Inglaterra, al tratarse de un hombre un divorciado. Margarita y Peter tuvieron que esperar dos años hasta que cumplió los 25 años, edad según la cual la legislación le permitía pedir permiso al Parlamento para que anulara la decisión. Cuando logró el visto bueno de la cámara, Margarita decidió suspender la boda y nunca se supo qué fue lo que la llevó a tomar esa decisión.