Sociedad

El PP exige a Irene Montero los “informes” que usó para su guía de la “sopa lésbica”

Piden que la ministra de Igualdad informe del coste total del manual "Somos Diversidad" y de si se ha evaluado su "impacto sobre el derecho a la intimidad familiar y personal de los alumnos"

Irene Montero deberá explicar su guia "Somos Diversidad"
Irene Montero deberá explicar su guia "Somos Diversidad"La RazónLa Razón

El Grupo Parlamentario Popular ha solicitado que la Ministra de Igualdad, Irene Montero, presente en el Congreso los “documentos e informes” utilizados para realizar su polémica guía “Somos Diversidad”, destinada a la formación de profesores para prevenir el acoso por LGTBIfobia en los colegios.

En la solicitud, firmada por las diputadas Pilar Marcos y Sandra Moneo, se exige entre otros documentos el importe completo del expediente por el que los Ministerios de Igualdad y Derechos Sociales y Agenda 2030 han elaborada la guía, así como el expediente de contratación de la misma.

Desde el PP subrayan que el manual ofrece una detallada programación de actividades que el profesorado deberá realizar en el aula “sin dejar definido a qué etapas educativas va dirigido ni por tanto cuales serían las edades de los niños que pueden recibir esas enseñanzas”.

Entre las preguntas planteadas por el Grupo Popular al Gobierno de España destacan: “¿Qué participación ha tenido el Ministerio de Educación en la elaboración de este manual?”, “¿Cuál ha sido la participación de la Consejerías e Educación de las distintas comunidades autónomas en este proyecto?”, ¿Se ha consultado a la comunidad educativa y a las diferentes asociaciones de padres y madres para la implementación de este manual en las aulas?”; “¿Cuál ha sido el coste total del proyecto y cuál es su desglose?” o “¿Además de su difusión digital, tiene el Ministerio de Igualdad la intención de editar guías impresas?”.

Asimismo, y dadas las críticas recibidas por este proyecto y la preocupación expresada por la propia comunidad educativa piden a la ministra Irene Montero que explique otras cuestiones como si se ha realizado alguna “estimación del impacto que podrían tener las propuestas de actividades que se formulan sobre los derechos de la intimidad familiar y personal de los alumnos”, si considera que este manual “garantiza la libertad religiosa e ideológica que consagra el artículo 16 de la Constitución española” o “si desde el Ministerio se tiene constancia de alumnos que hayan visto vulnerados su derecho a la educación por cuestiones que afecten a la libertad sexual”.

La polémica guía “Somos divesidad”

La guía de 160 páginas consta de cinco módulos: “Abrazar la diversidad como una oportunidad educativa”, “Transformarse para transformar: afectividad, diferencia y diversidad”, “Sexualidades”, “Corporalidades, identidades y expresiones de género” y “Diversidad familiar”. Cada módulo ofrece entre 8 y 10 actividades y en el último apartado, se recomienda una selección de recursos pedagógicos, como manuales, guías y textos, películas y cortos, así como webs con información y recursos bibliográficos y audiovisuales, que pueden ser utilizados para diseñar nuevas actividades sobre diversidad sexual, familiar, corporal y de expresión e identidad de género.

Este manual pretende ayudar a tomar conciencia de la diversidad de procesos de construcción de los vínculos familiares (biológicos, genéticos, culturales, emocionales, etc.) y de sus múltiples posibilidades; dar cuenta las formas de invisibilización, discriminación y violencia jurídica, social y laboral que sufren las familias LGBTI+ e incluye una serie de premisas sobre las que pueden trabajar los niños: “Jan tiene dos mamás”, “Rita tiene dos mamás y un papá”, “Alex tiene tres papás y una mamá”, “Bruna tiene un papá y una mamá”.

Pero quizás lo más polémico han sido las actividades grupales que contempla entre las que destacan “El círculo de los abrazos”, “La idea perdida”, “La sopa lésbica”, “El mundo del revés”, “La mochila de género” o “El armario gay”.

“No puede llegar a los colegios”

Asociaciones que componen la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres, y que tiene entre sus miembros a algunos nombres del feminismo histórico del PSOE, tambien ha criticado duramente el documento y ha exigido su retirada «por consagrar los estereotipos sexistas». “No puede llegar a los colegios” afirman tras denunciar que “incluye contenidos sexistas y postulados queer, que nada tiene que ver con respeto a la diversidad y ponen en peligro normal desarrollo de la personalidad de menores, generando confusión en edades claves para desarrollo”.